seguridad campoEl sector cooperativo y campesino en Ciego de Ávila incrementó a 10 000 el número de fincas que aplican técnicas agroecológicas a fin de mantener los niveles productivos sin dañar los recursos naturales.

La cifra de las incorporadas al Movimiento de Campesino a Campesino supera en más de 1 000 a las del año anterior, labor motivada por el VI Encuentro Internacional de Agroecología, Agricultura Sostenible y Cooperativismo, fijado para la segunda quincena de noviembre de 2017.

Durante enero, febrero y marzo se realizaron los debates en los organismos de base, mientras en el presente mes son a nivel municipal, y en junio y julio serán las asambleas provinciales, informó Roberto Salas, funcionario provincial de los agricultores pequeños.

Agregó que con motivo del evento internacional Ciego de Ávila aumentó sus acciones en el empleo de compost mediante la unión de desechos de cosechas, más la materia orgánica, humus de lombriz y otras prácticas para enriquecer los suelos.

En ese sentido destacó igualmente el control biológico mediante biopesticidas y biofertilizantes, además de la tracción animal, el policultivo, la rotación de plantíos, el uso de leguminosas, y la lucha contra plagas y malezas.

Entre los amantes de la labranza ecológica sobresale Abilio Darias, campesino de Morón, que produjo en la pasada cosecha dos toneladas de frijol por hectárea, el doble de lo previsto.

En correspondencia con el porcentaje de compost que él añadió al suelo, logró excelente rendimiento al utilizar macro y micronutrientes naturales contenidos también en la cachaza azucarera que aplicó a sus terrenos.

Los mismos métodos los utilizó la cooperativa de producción agropecuaria Roberto Carvajal, de Florencia, que tradicionalmente beneficia la capa vegetal en el cultivo de tabaco tapado y de sol en palo a través de estiércol vacuno, humus de lombriz y desperdicios de cosechas.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar