Tía de los primeros pasos Pastor 1• Una educadora de círculos infantiles se las ingenia para iniciar el vínculo de los pequeñines con la actividad física

Estas edades requieren permanente y sensible interacción con los niños

Con tres hijos (de 12, 17 y 22 años), además, todas las preocupaciones y ocupaciones que genera un hogar, valdría la pena preguntarse de dónde saca tiempo Saily Sarduy Yera, maestra de preescolar en la escuela José Martí, del municipio de Primero de Enero, para idear y producir, ella misma, medios de enseñanza que utiliza de forma didáctica en juegos con infantes muy pequeños, a fin de crearles incipientes habilidades para su desarrollo motor y físico.

Tal vez por estos días alguien le haga la pregunta, allá por Matanzas, cuando la vean, de nuevo, representando a la provincia de Ciego de Ávila en el Concurso Nacional de la clase de Educación Física.

"Es la tercera ocasión en la que me seleccionan para asistir—explica—, pero estoy tan motivada como si fuera la primera vez. En 2013 obtuve mención especial y en 2015, segundo lugar. Eso implica un compromiso grande para el cual me he preparado. Ahora, llevo una clase concebida para 25 minutos de duración y sustentada en el empleo de 12 carretillas hechas con pomos de desodorante y de agua, cartón y pegolín. En el cesto de cada una hay una pelota que los niños lanzarán y un animalito, cuyos movimientos ellos deben imitar.”

Lo importante, según añade Saily, es lograr que se entretengan y, al propio tiempo, crear bases a favor de la motricidad, el salto y otros movimientos fundamentales para su desenvolvimiento en el primer grado.

Grata impresión causó en el jurado, hace dos años, el colorido juego de pesas presentado por ella: uno de los que más motivaciones continúa despertando entre esos pequeñines que, además de jugar, aprenden a recoger, con gran cuidado, cada medio de enseñanza para que, al final, otros puedan seguir utilizándolos.

Tía de los primeros pasos Pastor 2Aunque alguien pudiera imaginarlo, esta mujer no es graduada de la enseñanza deportiva. Primero, fue auxiliar pedagógica; luego, graduada como educadora de círculos infantiles, en 2008; ahora, maestra de preescolar, en un vínculo tan acentuado con la docencia, que ya no puede prescindir de ella.

Con este juego, Saily obtuvo segundo lugar nacional en el año 2015

Es la pasión por los niños —a quienes adora y es adorada por ellos— la razón que le ha permitido preparar juegos que dejan su huella en el no menos importante terreno de la actividad física.

"Por eso, cuando algún niño tiene dificultades con la adaptación en el primer grado, Saily pasa por allí y el problema queda resuelto" —comenta satisfecha Yamila Herrera Pérez, directora de la escuela.

La occidental provincia de Matanzas ha devenido escenario donde convergen las mejores experiencias cubanas en torno a la clase de Educación Física. Desde el apacible municipio de Primero de Enero, asiste una mujer. Viajó cargada de juguetes didácticos, de fantasía y de voluntad para continuar aprendiendo. Puede el jurado volver a reconocer su talento creador. Su obra, sin embargo, ya fue premiada. Lo hicieron Ana Liz, Yenifer, Daniel Alejandro, Ánderson y todos los niños del aula, cuando, al despedirla, no cesaban de repetirle: “Yo te quiero mucho, maestra... vuelve pronto.”

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar