Vilma espinLlega el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, y la primera persona que acude a mi mente es ella, que consagró toda su existencia para que nosotras ocupáramos el sitio que nos ganamos en la sociedad.

Recuerdo su voz dulce orientando tareas a las avileñas, brindando la información oportuna, compartiendo vivencias y anécdotas para ayudarnos a ser mejores, no solo en los quehaceres de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), sino, también, en la vida.

El periodismo me dio el privilegio de intercambiar con Vilma en varias ocasiones. Nunca eludió un encuentro con la prensa, al contrario, siempre respondió atenta nuestras interrogantes, aunque estuviera presionada por el tiempo.

Representó a Cuba en eventos internacionales, a los que llevó la experiencia de las cubanas, y en los que batalló por conquistas para féminas de todas las latitudes.

Supo armonizar con esmero la sencillez con la distinción, la dulzura con la firmeza, el amor y el cuidado a su familia con la entrega al trabajo.

A pesar de su dolorosa partida física, este 8 de Marzo está de nuevo entre nosotros, con el garbo de la estudiante universitaria, la guerrillera de la Sierra, la combatiente de numerosas batallas por la emancipación de la mujer.

Vilma Espín Guillois, la eterna presidenta de la FMC, sigue junto a las que consideró sus compañeras. Nos alumbra y guía desde el logo de su querida Federación, a la que dio más que la vida misma.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar