Pipa de Agua NDM• Cuando más del 95 por ciento de la población de la provincia de Ciego de Ávila consume agua subterránea; de los 15 sectores del manto, hay cinco en estado de Alarma y seis en Alerta

Al sur del municipio de Chambas y en sitios de Florencia, han dejado de caer, en los últimos 12 meses, entre 500 y 600 milímetros de lluvias, en un clima como el nuestro, en el que la media anual no sobrepasa, por mucho, los 1 500 milímetros. Cada vez la provincia de Ciego de Ávila recibe nuevas confirmaciones del reforzamiento de la sequía, acrecentada a partir de 2014.

Las líneas sobre los mapas indican el déficit de precipitaciones que recorre todo los municipios; al respecto, Sergio Barrios García, delegado de Recursos Hidráulicos, confirma que “en el territorio avileño hay unos 45 asentamientos con afectaciones en el abasto de agua”.

Tales evidencias, más la perspectiva de los especialistas del Centro Meteorológico de que el primer semestre de 2017 vendrá seco también, nos ubican en el punto equivalente al “ahora o nunca” en aquello de emplear con severidad el poco recurso que va quedando en las fuentes.

O se dan pasos firmes en la dirección que está reclamando desde hace dos años la comisión de Enfrentamiento a la sequía, o estaremos ante situaciones complicadas y, después, difíciles de revertir en el tiempo.

Desde el tercer trimestre de 2014 los especialistas de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico, a través de su Sistema de Alerta Temprana, comenzaron a avizorar el problema, lo cual sirvió de guía a la referida Comisión para, a partir del inicio de 2015, elaborar los primeros planes de medidas.

Así, Recursos Hidráulicos ha encabezado la mayor parte de las acciones, incluidas una primera sectorización para la distribución de agua en la capital provincial, además, varias batidas contra los salideros, sobre todo en los grandes centros urbanos, las que, por lo escaso de los recursos o falta de calidad en los trabajos, han resultado insuficientes y hoy el agua se encauza por no pocas calles.

Sobresale también la conclusión del tendido de la gruesa tubería que une a las conductoras que entran por el sur y el norte a la ciudad de Ciego de Ávila, la cual concede cierto alivio a casi 50 000 personas dependientes de los casi agotados pozos de Ruspoli.

Muchas entidades dieron respuesta a la indicación de, en los lugares más críticos, dejar de regar los cultivos para priorizar el consumo de la población; y en otros, de cambiar el ineficiente sistema de anegar los campos por alguno más moderno, como lo hizo, por ejemplo, la Empresa de Cultivos Varios La Cuba, del municipio de Baraguá.

A pesar de ello, todavía se discute en reuniones sobre agricultores que incumplen la ordenanza de paralizar los sistemas de regadío y de sitios aledaños a las grandes conductoras que se abastecen constantemente, desconociendo los esquemas de distribución establecidos, por lo general, en cuatro días.

Tampoco ha tomado mucho calor el reclamo hecho a la Vivienda de emprender acciones en aquellos edificios que no poseen cisternas y en los que el bombeo directo provoca un cuantioso despilfarro de agua, situados muchos de estos en el reparto Vista Hermosa, de Ciego de Ávila, y en el Micro Norte, de Morón; no se ha hecho efectivo, aún, el pedido de suministrar tanques u otras vasijas para el almacenamiento del líquido, a la población más afectada de este última ciudad.

Del mismo modo, la Comisión de Enfrentamiento a la Sequía se ha pronunciado por el imperativo de sacar los cerdos y otros animales de las áreas urbanas y, hasta de adoptar decisiones sobre las piscinas construidas ilegalmente en el sector residencial.
Intentos que se han diluido en el tiempo, provocando la reiteración de las informaciones y de los análisis en las reuniones. Mientras, lo real es que en la actualidad, de los 15 sectores hidrogeológicos de la provincia, hay cinco en estado de alarma y seis en alerta, por déficit de llenado.

Obviamente, la mayor parte de las medidas adoptadas dependen de un presupuesto no tan fácil de adquirir en tiempos de estrecheces; pero en las agravadas circunstancias resulta oportuno reparar en el costo-beneficio de las urgentes inversiones.

No obstante, el delegado de Recursos Hidráulicos considera que en las condiciones actuales lo inmediato es seguir perfilando el sistema de bombeo por la conductora Sur, el cual permitiría mantener el actual esquema de distribución a la ciudad de Ciego de Ávila; entretanto, en Morón se ajustarán las condiciones en función de espaciar la frecuencia del suministro; y, para los habitantes del Consejo Popular de Florencia, uno de los puntos más críticos de la provincia, la única opción a mano es seguir cargando en pipa desde la planta potabilizadora ubicada en el poblado de Tamarindo.

Guardar

Guardar

Guardar

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Comentarios   

0 #1 brmh 09-01-2017 17:07
existe un puesto de mando para recoger DENUNCIAS de la poblacion sobre salideros ?

barbaro ricardo martinez hortelano
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar