Cunagua nostalgias Pastor 1 1Con dolor, el boliviano (o cunagüero) ve, día tras día, la nueva arruga que suma el tiempo sobre la piel arquitectónica de un poblado que tuvo y mantuvo su esplendor, su orgullo de batey azucarero, cimentado en legendarias casas de madera, que alguna vez fueron levantadas con ese estilo del sur norteamericano propio de las edificaciones aledañas a numerosos ingenios cubanos en las primeras décadas del pasado siglo.