Lázaro López 1Muchas veces, en mi niñez, sentí algunos vacíos, cuando de Historia se trataba. Si iba a La Habana, mi familia vivía a una cuadra de la casa donde nació José Martí, y el ómnibus que me llevaba al hospital, porque a eso iba, pasaba por el Museo de la Revolución, antiguo Palacio Presidencial.

machadoA la adulación desmedida, en Cuba, se le nombra guataquería. Antes de 1959 reinó en el panorama político nacional. Perdura en la memoria popular una frase, pronunciada por un orador, durante un acto cívico. Con ínfulas de filósofo y voz engolada dijo: “Perdóname Martí, pero Machado te ha superado”.

CORREOS A CABALLO estampas avileñasCon sol a plomo, o lluvia, cumplían su deber por caminos polvorientos en tiempos de seca o casi intransitables por el fango en la primavera.

Iban con los ojos bien abiertos, para evitar el asalto de los bandoleros, abundantes en la época y siempre prestos a despojarlos de todo, en especial, de sus caballos resistentes.