leonis torres festival piña coladaPuede ser que la memoria, en definitiva, sea una tramposa y uno termine “olvidando” ciertos sucesos del pasado, de manera que cuando quiere hacer recuentos o comparaciones falten asideros. Sin embargo, al parecer hay unos cuantos desmemoriados en Ciego de Ávila, porque a más de uno le escuché decir que esta edición del Festival Piña Colada clasifica entre las mejores.

Leoni Torres colmó la pista Indercito en una de las noches del Piña Colada

El Piña de 2016 no creyó en las cábalas o la mala fama del número 13 y, aunque su principal organizador, el avileño Arnaldo Rodríguez no estuvo como en años anteriores, el evento diseñó y cumplió un programa de lujo, que combinó con aciertos géneros musicales diversos, y talentos de la provincia y nacionales.

Unas veces con el favor del público, y otras con menos aplausos de los merecidos por los artistas (a saber si por deficiente información y promoción, o porque las propuestas todavía no calan suficiente en el auditorio), el festival discurrió entre tardes y noches de excelencia, en las que hubo de todo: repentismo, trova, rock, hip hop, timba y salsa con el sello de Maykel Blanco, Will Campa, Leoni Torres o Alexander Abreu y Havana D' Primera, fusión a lo Interactivo, pop y canciones sentidas, de esas que te rasgan por dentro cuando canta Polito Ibañez, Adriana Assef o Ivette Cepeda.

Polito Ibañez encendió las luces de los afectos

Vuelve pronto, Ivette

Gozaron los pepillos con Interactivo

Fue un esfuerzo valioso de las autoridades culturales y administrativas de la provincia que, no obstante, tuvo pequeñas sombras en las demoras en la trasportación, mala calidad del audio (sobre todo en el teatro Principal) y retrasos en el comienzo de las presentaciones.

Pero la nota discordante del Piña Colada, en mi opinión, resultó el despliegue excesivo de carromatos y unidades gastronómicas que, si bien no restó lucimiento al festival —pues la valía de las agrupaciones y solistas no dejó margen a las dudas—, sí transformó el semblante de la ciudad a la usanza de los festejos populares o el muy criticado Carnaval de las Flores.

El exceso de aparatos, parques inflables, discotecas, vendedores ambulantes (de cosas que ni siquiera se les permite a los cuentapropistas), carpas y timbiriches de comida rápida transfiguró el sentido que, hasta ahora, había tenido el evento, haciéndolo competir, incluso, con las propuestas en las áreas. Todo parece indicar que estas modalidades llegaron para quedarse, pero es responsabilidad del Gobierno regular la cantidad y el espacio donde se “instalan”.

En mi opinión, ubicar algunas de estas opciones muy cerca de centros como Movitel, Radio Surco, Acinox y la Televisión Avileña fue un error y añadió desasosiego a esas direcciones, al tiempo que desaprovechó un lugar como el Parque de la Ciudad, que se pinta solo para este tipo de propuestas.

Raúl Paz no canta

Se llena Ciego de Ávila con el sonido del tres

Algunos vecinos de las calles Cuatro y Máximo Gómez se vieron obligados a “no pegar un ojo”, pero otros hicieron “zafra” con el parqueo para bicicletas, motos y motorinas. Supongo que para ellos el Piña Colada fue un éxito.

Puede ser que ahora, a la distancia, se escapen ediciones superiores, aquellas de los inicios, en que las agrupaciones venían a compartir su arte gratuitamente y todo era nuevo. Sin embargo, lo cierto es que la número 13 desperezó a buena parte de la provincia (algunos de los artistas llegaron a otros municipios), dejó el sabor de la calidad y la necesidad de mucho más.

Desde nuestra página web, Diana Rosa Dobao, una de las lectoras, comentó que asistió gustosa a todas las noches del Principal, distintas, únicas, encomiables, aunque cree que faltó promoción. Ella concluye con una idea que también me ronda y que tomaré prestada para ponerle punto final a estas líneas: “Ojalá el nuevo abril, el próximo festival destroce de una forma tan atrevida, férvida, feliz y alocada la paz de estas tranquilas y predecibles noches provincianas.”

Adriana Assef y Boomerang

Entre las más aplaudidas en el patio de la UNEAC, Adriana Assef y Boomerang

venta alimentos ligeros festival piña colada

En esta edición el despliegue de aparatos y unidades gastronómicas fue excesivo

ivette cepeda teatro principal de ciego de avila 5
El concierto de Ivette Cepeda quedará en la memoria del pueblo avileño

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar