Lunes, 24 de septiembre de 2018 12:16 AM

Verano, punto y seguido

Hasta las más altas autoridades políticas y administrativas de Ciego de Ávila, en caso de interrogante, dirían que el verano 2018, más allá de novedades, aciertos o satisfacciones, pudo ser mucho mejor; porque si una provincia tiene condiciones naturales, infraestructurales y humanas para ello, es esta.

Así lo fueron adelantando, semana tras semana, las opiniones de la población y el examen que, con igual regularidad, concentró a directivos de empresas y organismos responsabilizados con un programa bastante abarcador, para que los avileños tuviesen sobradas opciones.

Perosnas en la calle y pelotasEl cierre de verano se quedó esperando niños en esta área, junto al Parque Martí, de Ciego de ÁvilaAún no sabemos si la organización y el gardeo que requiere la etapa estival habrán permitido concretar las más de 3 800 actividades asentadas inicialmente en papel, para que los Consejos Populares del territorio no se sumieran en monótono bostezo.

Puntos más, puntos menos, en por cientos de cumplimiento, lo más importante, sin subestimar el asunto cuantitativo, estuvo en la calidad de lo hecho y el aprovechamiento de espacios y potencialidades que, por cierto, muchos se preguntan por qué no dan igual “trigo” en los restantes diez meses para que, lejos de marcar punto y aparte, el último día de agosto sea punto y seguido.

Con 65 áreas de baño (24 más que en 2017, según se dijo durante la arrancada) el verano volvió a demostrar que no es, ni puede ser, solo agua. Si Transporte no se hubiera puesto su propio pie en el acelerador, las insatisfacciones serían mayores entre los más de 200 000 avileños que debió mover esa empresa hacia playas, piscinas, sitios históricos, otras instalaciones y áreas; o los habitantes de apartadas comunidades se habrían quedado esperando la orquesta, el grupo musical o la gira artística en plan.

Si volvieron a aflorar criterios por calidad en servicios gastronómicos o por la insuficiente presencia de dulces, caramelos, galletas, refrescos y otras golosinas, sin los cuales ni la actividad, ni el verano, ni la vida de adolescentes y niños tiene igual sabor, fue porque, en verdad, faltaron; amén de que los controles puedan remitir a crecimientos.

PROMOVER Y REMOVER

Perosnas bailando y piscinaPlayas y piscinas continúan en la preferencia de miles de avileños durante julio y agostoPor lo visto, uno de los vacíos que zanjó, otra vez, inmerecido espacio tuvo que ver con la promoción. Si bien para irse a la Playa de Cunagua; o al siempre atractivo y atrayente Complejo Recreativo y Gastronómico La Piscina, allá en Bolivia; hacia el Motel Itabo, en Baraguá; o para la homóloga instalación Dos Palmas, en el municipio de Primero de Enero; no se precisa mucha convocatoria, la falta de comunicación previa sí puede echar por tierra recursos, gestiones y, sobre todo, la magia de momentos que se programan para que la gente disfrute.

Y esto último continuó ocurriendo, por insuficiente trabajo de las comisiones encargadas de organizar el verano, y por no montar en su cuerda a promotores, activistas y otros sujetos que debieran tener un rol más activo, según también opina Roberto Jiménez González, subdirector provincial de Cultura, para quien “ese es uno de los aspectos que no acaba de ser resuelto”.

Sucedió en pleno verano, por citar dos ejemplos, en el Centro Genético, comunidad asentada en la carretera que conduce hacia Primero de Enero; y en el cierre de etapa, en el parque Martí de la cabecera provincial, donde proyectos como "Tejiendo un sueño" habrían podido alegrar a muchos más niños, en tanto trabajadores del deporte y la recreación, como Iván Bernal Rodríguez, se quedaron esperando que más personas acudieran para interesarse por juegos tan populares como el Futbolito o no tan conocidos como el de Dieciséis cruzados, el Tríquiti o las Tarjetas de adivinación.

Con razón las niñas Yenifer Prieto Pérez, Orianeli Delgado Osoria y Yajani Picallo Figueredo lamentaron que, hasta su barrio, allá por calle K y Cañada, no lleguen actividades, desde enero hasta diciembre, o que no se avise con tiempo las de otros lugares.

Por eso el gaspareño Ricardo González Fleites insiste en que para remover, sacudir y alegrar a la gente en Ciego, Chambas, Majagua, Florencia o Júcaro, “hay que promover, hay que comunicar”.

GIRA QUE GIRA

Unos le llamaron gira; otros, excursión. Para todos, magnífica novedad. Eso devino la posibilidad de viajar, desde lejanos asentamientos, sobre todo rurales, hasta Ciego de Ávila o Morón, para que niñas y niños, acompañados por sus padres y al módico precio de 5:00 pesos el pasaje, entraran en contacto con lugares que, de otro modo, difícilmente pudieran visitar.

Hablo del zoológico (donde, además de ver a los animales, se les garantizó la venta de un módulo de productos), los museos Provincial y de Artes Decorativas, el Parque de la Ciudad, Coppelia, en tanto Morón incluyó Museo del azúcar, Teatro Reguero, acuario de El Embarcadero y restaurante La Atarraya, en la Laguna de la Leche.
Quizás valdría la pena analizar, si no esa misma, alguna alternativa similar para que públicos procedentes de comunidades apartadas puedan seguir “girando” todo el año y familiarizarse con los más importantes sitios e instalaciones de la ciudad.

GENIO Y FIGURA SIN SEPULTURA

El verano, en fin, puede y debe ser expresión, rostro, genio y figura del municipio o lugar donde se le dé vida. Ciro Redondo lleva años haciéndolo bastante bien.Por ello, sin subestimar el placer de viajar y de conocer, Lienny Morffi, alumna del centro mixto Ángel del Castillo, le concede orgulloso valor a lugares de interés histórico como el monumento ubicado en Lázaro López, cercano a su hogar.

Cojo estaría el verano en el poblado de Jicotea sin Festival de la Leche, rodeo, vaqueros o exhibición del mejor ganado; fenómeno similar en Gaspar, o en Florencia, sede esta última de la feria del equino, por apenas mencionar tres ejemplos.

Prudente es combinar eso, lo propio o autóctono, con alternativas que pueden ir desde las funciones del Circo Nacional de Cuba, o la tradicional gira de la Tía Mary, hasta el espacio que abren casi una treintena de Joven Club de Computación, incluido el móvil, para acceder hasta donde, tal vez, no lleguen ni las señales de radio.

Eso puede conllevar, incluso, a que uno siga encontrando a personas como Luis Sánchez Sosa, un bañista empedernido, residente en Florida, Camagüey, que siempre se las arregla para “remar” hacia territorio avileño, animado por el servicio que recibe en La Piscina, de Bolivia.

Y puede conducir —la organización y ejecución rigurosa de todo— a que se logre lo que no siempre se alcanza, reiterado por Ángel Arzuaga Reyes, vice jefe del Departamento Ideológico del Comité Central: "Un programa de calidad, amplio, diversificado, portador del disfrute y del buen estado de ánimo que necesita y merece la población. Ese es el mejor obsequio”.


Comentarios  

# barbaro martinez 13-09-2018 09:19
tenemos dos UNIVESIDADES en nuestra ciudad .
fuera muy probechoso realisar una investigacion con ENCUESTA incluida por parte de los alumnos de la carrera SOCIOCULTURAL para que aportara CIENTIFICAMENTE que desean y que se necesita para un buen VERANO.
hay que utilizar la CIENCIA.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# senelio ceballos 14-09-2018 06:46
Lic.PASTOR...QUE BUENO LE SALIO ESTE ARTICULO COMPAY!!....pero..para que una foto ?...Un minivideo..SERIA GENIAL!!! esas gente bailando!!!! CHICAS BELLAS!! VIVA MI GENTE!!! VIVA MI TIERRA!!!! Gracias El guajiro ruso-cubano!!
Responder | Responder con una citación | Citar
# Julian 14-09-2018 11:50
Ruso cubano? O cubano ruso..no sabia que habian "guajiros" rusos..guajiros en Rusia si..
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar