Viernes, 20 de julio de 2018 6:09 PM

Verano en Ciego de Ávila: atacar los desaciertos

El mes de julio llega a su mitad y el ambiente veraniego está en pleno apogeo, sobre todo por la capacidad organizativa creada durante años en la provincia con el propósito de asegurar el adecuado funcionamiento de instituciones, espectáculos, áreas de baño, fiestas populares…

Pero la gracia que distingue a la Comisión del Verano no se basa en el llamado “brillo al ombligo”, sino en la capacidad de corregir lo mal hecho, determinar responsabilidades para que todo salga con el decoro requerido; en buen cubano "poner los puntos sobre las íes".

Y los cambios se notan de forma positiva, según criterios de veraneantes que ya han disfrutado de las bondades de esta etapa; por ejemplo, sobre los viajes a la cayería norte se ha establecido una planificación con tal de no sobrecargar las playas, hecho que evita indisciplinas, hacinamiento, y tributa al disfrute de los visitantes.

La atención a las comunidades también ha ganado su espacio, hecho crucial si tenemos en cuenta la lejanía de numerosos centros culturales y recreativos, en tanto los Joven Club siguen en el afán de extender la informatización a los sitios más recónditos de la provincia.

Instalaciones muy dañadas por los fenómenos meteorológicos Irma y Alberto, sobre todo, en Chambas, Ciro Redondo, Bolivia y Primero de Enero, fueron recuperadas y, a pesar de algunos detalles que pueden mejorarse, el objetivo primordial de divertir se cumple al pie de la letra.

No obstante, la comisión que controla estas actividades en la provincia detectó elementos que requieren una rápida rectificación, pues de poco serviría que los problemas se atajen a finales de agosto.

Aunque la mayoría de las giras previstas a las comunidades por las agrupaciones musicales del territorio fueron cumplidas, en los pocos casos en que han existido fallos se determinó recuperar esas presentaciones cuanto antes.

Con respecto a Artes Escénicas resultó lamentable que D´Morón Teatro debió actuar en la comunidad La Rosa, de ese terruño, pero sus integrantes no sabían que esa actividad estaba planificada.

Virginio Menéndez Moro, director provincial de Cultura, dijo que esa falta de comunicación con el prestigioso grupo no tiene justificación: “Hicimos los análisis pertinentes en los cuales se determinó que los responsables tienen que recuperar lo que se había planificado”.

El propio dirigente hizo referencia al poco aprovechamiento de los instructores de arte a través de las casas de cultura, sobre todo en Morón y el municipio cabecera.

Carlos Garrido Pérez, miembro del Buró Provincial del Partido, señaló que ha faltado integración y comunicación entre las direcciones de Cultura y Educación para lograr el adecuado aprovechamiento de esa necesaria fuerza.

Con respecto a la Noche Avileña, el pasado sábado hubo irregularidades, como el no funcionamiento de la unidad La Casa Blanca y del área dedicada a los deportes en la calle Maceo, mientras el cabaret Bohemio, al funcionar como restaurante, que no es lo habitual, tuvo pocos concurrentes.

Tras los señalamientos, Garrido Pérez insistió en la necesidad de eliminar los desaciertos, exigir más a los responsables del verano y aprovechar las potencialidades para dar un mayor disfrute a la población.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar