Domingo, 23 de septiembre de 2018 8:21 PM

¿Dónde están nuestros hijos?

Andan en grupos de cuatro o cinco, acicalados, peinados a la moda y hablan de fútbol, de música, de travesuras y al parecer van de paseo una noche sabatina, lo cual no tendría nada de particular, si su edad no estuviera entre los 10 y 12 años y no fueran sin la compañía de ningún adulto.

Es domingo por la tarde, bajo un sol bastante fuerte para esta época del año otro puñado de adolescentes hace lo imposible por escalar lo que queda de una estrella giratoria en lo que fue un parque de diversiones en la periferia de la ciudad, sin pensar en el peligro de una caída, que pudiera ser mortal.

Un día de semana cualquiera, cuando el sol comienza a ocultarse en el horizonte varias niñas y niños de cinco a 10 años corren detrás de una pelota cuando el claxon de un carro los hace desparramarse a ambos lados de la calle.

Tales situaciones, apreciadas por esta redactora tienen como denominador común la ausencia de un padre o una madre que supervise y controle lo que hacen sus hijos. Cuba es el país más seguro del mundo, con todas las condiciones para el desarrollo de una niñez feliz, sin la sombra de armas o drogas en las escuelas, ni la más remota posibilidad de un secuestro para un posterior tráfico de órganos.

Pero ello no quita que la inocencia propia de la edad conlleve a los  pequeños a cometer acciones que pueden atentar contra su seguridad física o los lleve a adquirir hábitos como fumar o ingerir bebidas, con consecuencias negativas para su ulterior desarrollo.

El exceso de confianza de algunos padres en una sociedad protectora de la infancia puede revertirse en un lamentable accidente o en conductas contrarias al buen comportamiento que serán más difíciles de contrarrestar cuánto más tarde sean detectadas.

Tal es el caso de los patinadores, que llegan cada día con el atardecer al parque Martí de la ciudad capital, los cuales con su espíritu de competencia y en aras de mostrar las habilidades adquiridas, han provocado más de una caída a un adulto y perturban la tranquilidad del lugar donde personas mayores y niños pequeños acostumbran a caminar.

El Código de la Niñez y la Juventud aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular en 1978 regula la participación de los niños y jóvenes menores de treinta años en la construcción de la nueva sociedad y establece las obligaciones de las personas, organismos e instituciones que intervienen en su educación.

En su artículo cuatro plantea tácitamente que… “La familia tiene la obligación ante la sociedad de conducir el desarrollo integral de los niños y jóvenes y estimular en el hogar el ejercicio de sus deberes y derechos”.

Y recuerda en sus disposiciones finales que “se exige responsabilidad según corresponda, ante las autoridades docentes, administrativas e incluso ante los Tribunales de Justicia, cuando la violación contraviene los preceptos establecidos en la legislación vigente”.

No está de más traer a colación estos preceptos que algunos padres parecen desconocer o ignorar para acometer en calma tareas hogareñas o disfrutar de otras actividades, mientras descuidan el proceder de sus descendientes.

El cuidado de nuestros hijos no puede recaer solo en manos de la sociedad. Velar por ellos, saber qué hacen, dónde y con quién están es una misión permanente que adquirimos desde el momento en que los traemos al mundo, mucho más si queremos formar personas de bien y verlos crecer sanos y felices.

Desconocer esa realidad puede tener un precio tan alto como la vida misma, que nadie debería pagar.


Comentarios  

# barbaro martinez 12-04-2018 14:06
periodista tiene usted toda la razon del mundo,los PADRES son responsables de conocer que hacen sus hijos y ademas son responsables de los actos de estos.
ahora unas preguntas,no existen responsables para que no se trepen en la estrella giratoria ?, para que no patinen a altas velocidades en el parque ?
cuantos padres han sido multados por que sus hijos estan higiriendo ACOHOL en plena via publica ?

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# senelio ceballos 12-04-2018 14:40
Saludos Lic.Magalys...Donde estan el paquete de LEYES y Resoluciones municipals y provincials..Que regulen la vida a diario de los habiatantes de cada pueblo o ciudad.....Otra cosa....Donde esta LEY nacional...Que diga....Todo lo que hagan los menores de ..digamos 21 annos en al calle....es responsabilidad de sus padres y pagarn por ello....HASTA QUE NO TENGAMOS ESE INSTRUMENTO juridico...bien instruido...Seguiran correteando ..donde no Deben correr el BICI , carriolas o MOTONETAS...Culpables somos las generaciones mayors que no hemos hecho en lo juridico-economico, lo necesario para q ue cada ciudadano se sienta orgulloso de vivir en la isla amada.....Puede algun comentarista y/u/o intellectual...Describirnos el KOEFICIENTE DE FELICIAD NUESTRO?....Existen paises que tienen institutos estatales que velan, cuidan, controlan el Koeficiente de felicidad de sus conciudadanos...Incluso algunos tienen un MINISTRO-PRESIDENTE que vela por ese parametro..Por Ej..Nos explicaron alla en DUBAI que ese ministerio [ tipo seguridad social nuestro...pero con funciones y finanzas mucho mas que las nuestras ....cont
Responder | Responder con una citación | Citar
# Eddy 13-04-2018 12:49
Estimada colega Magalys Zamora, muy interesante su artículo: ¿Dónde están nuestros hijos? Quizás hayan muchísimos ¨Padres¨ que no puedan dar una respuesta certera, verídica y real de lo que en verdad hacen sus hijos en las calles, o sea, fuera de la casa, solamente hay que salir a la calle sin importar el horario para ver una gran cantidad de muchachos de todas las edades bandolereando, molestando, haciendo más de cuatro cosas, como aquel que dice en la jerga callejera; ¨Hacer más de cuatro cosas incluye todo lo malo, lo punible, lo prohibido por la ley y hasta algunas manifestaciones de corrupción,¨
Responder | Responder con una citación | Citar
# Dayguan 13-04-2018 12:51
Muy bien, solo los padres somos los responsables, lo que pasa es que la vida le quiere cobrar la factura de coeficiente de efectividad familiar a otras instituciones, por que los padres no velan nada, al contrario son negativos, incomprensibles, porque si les llamas la atencion por lago mal hecho, te virastes contra el ventilador. Entonces qué
Responder | Responder con una citación | Citar
# Eddy 13-04-2018 12:55
Apuesto que son también muy pocos los padres que han tenido la curiosidad de revisarle el celular a su menor hijo para ver con que se entretiene su bebé con el aparatico móvil, tables o lactoc, hace pocos días pasaba yo próximo a un grupito de muchachos que ninguno superaba los 12 años de edad y todos estaban mirando algo en un celular que me saltó la curiosidad y con cierto disimulo se me ocurrió acercarme discretamente y ¿Qué se imaginan que estaban viendo los muchachitos? Pues imagínenselo, películas pornos, me quedé frío, pues ninguno de esos padres ni siquiera saben a lo que se dedican sus hijitos en la calle, es un tema muy polémico y controversial, con enorme diversidad de criterios, pero en la vida muy real trabajos con este que usted ha publicado hacen muchísima falta también sacarlos al aire en los programas televisivos para hacer pensar a muchos de esos padres que viven tan inmerso en mil quinientas cosas descuidándose de lo fundamental que es la adecuada crianza de sus hijos.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar