Martes, 25 de septiembre de 2018 9:23 PM

Un paso decisivo

La fundación de guerrillas en territorio avileño permitió trasladar la prioridad de lucha contra la tiranía batistiana hacia las zonas rurales

A mediados de junio de 1958, cuando la tiranía batistiana arremetía con la Operación FF en la Sierra Maestra con el objetivo de eliminar al Ejército Rebelde dirigido por el Comandante en Jefe Fidel Castro, los revolucionarios avileños dieron un paso decisivo: trasladaron la prioridad de su lucha desde las zonas urbanas a las rurales, para lo cual fundaron un grupo guerrillero.

Logo del 150 aniversario Tal acontecimiento tuvo lugar en áreas de la finca La Palma, de 63 caballerías de tierra, en las proximidades de la Ciudad de los Portales. Hoy, un monumento en el perímetro de la dirección provincial de ETECSA lo recuerda.

Rasgo distintivo de la guerrilla, desde sus tiempos fundacionales, fue el sentido unitario: aunque fundado por el Directorio Revolucionario 13 de Marzo (DR-13-27), teniendo como jefe a Abelardo Palmero Hernández, conocido como El Rubio y El Gomero, destacado dirigente de esa organización clandestina, sus filas estuvieron abiertas a todo aquel que estuviese dispuesto a combatir desde la guerrilla, incluso al costo de su vida; sin importar si procedía del Directorio, del Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR-26-7), del Partido Socialista Popular o si no procedía de organización alguna; solo dos condiciones eran imprescindibles: una moral adecuada y que no tuviera vinculación alguna con la politiquería al uso.

La dirección del Comando la integraron, además de Palmero, Adalberto Cepero, Mariano Inda, Abel Rivero, Alberto Venegas, Armando Gómez, José Gómez, Javier Villanueva y Ezequiel Rosado.

Parte del armamento con el que contó la guerrilla en su fundación lo facilitó el Movimiento 26 de Julio: tres winchester, un spring¬field, tres escopetas, un crack, varias cantimploras y proyectiles. En lo adelante, el apoyo logístico se garantizó a través de la red clandestina del Directorio, el Movimiento y de la Resistencia Cívica. De esta última un testimonio es el de Flor María Drago —ya fallecida—: “el sacerdote de la iglesia de Ciego realizó con nosotras varias actividades, entre ellas cuando El Gomero se encontraba en La Aguadita, más o menos por ese lugar, fuimos Angélica Franco, María Antonia Gómez, él y yo, a llevarle la ropa, cajas de alimentos, cartas y recados de sus familiares.

Entre las acciones realizadas por el Comando estuvieron la recogida de armas en zonas rurales, sabotajes al tendido eléctrico y telefónico, sabotaje a la farsa electoral, en la zona de Marroquí; tiroteo en Jicotea a un vehículo en el que viajaban varios guardias, preparación de una emboscada a un sargento y dos guardias de Jicotea, traslado de una veintena de hombres con Abelardo Palmero al frente, hacia la zona en que tuvieron conocimiento se había producido un encuentro entre rebeldes y la Guardia Rural (en realidad fue el asesinato de cinco revolucionarios que iban a unirse a la tropa de Camilo, por fuerzas represivas en el camino de Tamarindo a Majagua, en octubre), organización de pequeños focos guerrilleros en las zonas de Velasco-Violeta y en la de Algodones-Majagua, siendo designados al frente de las mismas Felipe Santiago Alonso y Jesús Hernández, respectivamente, desplegando intensa labor de sabotajes, fundamentalmente en la primera de ellas contra los medios ferroviarios y las líneas eléctricas, telefónicas y telegráficas.

Lo acertado de la decisión adoptada lo demostró que la guerrilla, oficializada posteriormente por la dirección nacional del Directorio con el nombre de Comando Guerrillero No.1 Reinaldo León Lleras, en recordación del mártir homónimo del asalto al Palacio Presidencial, con su accionar creció desde poco más de una docena de integrantes a más de centenar y medio cuando ya estaba en la zona montañosa de Florencia, parte significativa de los cuales (55 compañeros) pasaron el 24 de diciembre a fortalecer en número a las fuerzas de la Columna Invasora Cándido González que operaban en esa zona. Tras ese importante gesto, ambas fuerzas guerrilleras tuvieron activa participación, de forma coordinada, en las principales accio¬nes militares que se realizaron en esa zona en los últimos días de la lucha contra la tiranía.


Comentarios  

# barbaro martinez 23-06-2018 11:15
me lei el libro sobre el frente camaguey, y realmente en cuanto a la actividad que existio en el territorio de lo que es la actual provincia de CIEGO hay MUY POCO, es importante publicar un libro sobre el tema.
existe la crencia por algunas personas[varias me lo repiten a cada rato ] que las columnas invasoras pudieron pasar por nuestro territorio gracias a que se soborno a la jefatura del ejercito de batista .
creo que es importante abordar el tema para no dejar DUDAS que su paso fue producto a la BALENTIA de los revolucionarios y que es verdad que el ejercito en la ultima etapa se encontrava DESMORALIZADO

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar