Viernes, 27 de abril de 2018 4:28 AM

Piña Colada suena bonito (+Post)

Resumen y notas al margen que se escriben al término del festival de música fusión Piña Colada, en Ciego de Ávila.

Como ya es habitual abril trajo de vuelta al Festival de música fusión Piña Colada que se inscribe ya dentro de los imprescindibles en el panorama musical de la Isla por su constancia y probada calidad.

En esta oportunidad arrancó con el presagio de que la fiesta sería en grande por celebrarse 15 años de la cita y día tras día el cronograma previsto no dejó espacio a la pereza.

De las invitaciones se encargó Arnaldo Rodríguez, Presidente de Honor del Comité Organizador, y el Gobierno y la Dirección de Cultura del territorio asumieron las cuestiones logísticas. Con meses de antelación comenzaron los preparativos y el programa de actividades se rediseñó con tino una y otra vez para garantizar variedad y calidad en la oferta, horarios y sedes convenientes, y una promoción ágil.

Agrupación Tendencia en el Festival Piña Colada 2018Tendencia celebró sus 25 años de creado en el Piña Colada

Aunque no se tenía la certeza absoluta de quiénes estarían hasta el último momento, estos son males menores si se tiene en cuenta que la dimensión de la propuesta demandó un monto de 950 000. 00 cup para la sufragación de los gastos y para garantizar a cada quien una remuneración de acuerdo a su nivel de participación en la cita.

El Piña Colada logró una suerte de intercambio pluricultural gracias a la variedad de ritmos y estilos que aglutinó, y su función primaria de ofrecer los más novedoso del pentagrama cubano se cumplió a cabalidad.

Confluyeron desde la musicalidad de Haydée Milanés, Luna Manzanares, Raúl Torres, Buena Fe y William Vivanco hasta fieles exponentes de la música popular bailable como Alain Pérez , Moncada y el Talismán, el rock “mestizo” de los muchachos de Tendencia, la elegancia de Frasis, y la sabrosa fusión de Toques del Río y Qva Libre. Sin olvidar la presencia del talento local que aprovecha para exhibir lo mejor de su catálogo y, quizás, lo menos conocido a nivel nacional.

Otros menos conocidos como Teamglao, Lizzy Proyect o Luis Franco merecieron, también, la ovación cerrada del público.

No quedó atrapado en la ciudad cabecera y llegó hasta las zonas más afectadas por el paso del huracán Irma, se mantuvieron las extensiones a sitios de interés social y centros culturales emplazados en otros municipios, y las presentaciones didácticas en la escuela de arte Ñola Sahíg Saínz.

Además, volvió el evento teórico Música, Juventud y Sociedad con cerca de 10 ponencia que calibraron nuestras realidades musicales y le aportaron un hálito científico a la cita.

Más del Piña Colada 2018, con artistas de la talla de Buena Fe, Raúl Torres, Toques del Río, Tendencia, Luna Manzanares...

Posted by Jose Angel Guevara Tamarit on Sunday, April 8, 2018

El público resultó un excelente anfitrión y, aunque el teatro Principal nunca se desbordó, tampoco reinaron las butacas vacías. También hubo deslices, como el hecho de que solo quienes tenían un programa en la mano sabían con certeza y antelación lo que sucedería en cada escenario, lo cual confirma que la promoción aún debe encaminarse por otros derroteros.

Algunas presentaciones tardaron, entre ellas, el concierto de apertura iniciado tres horas después, aun cuando el público se mantuvo fiel a la tarima.

Los desajustes en el audio del teatro Principal durante el concierto de Raúl Torres deslucieron su actuación y fue acertada la planificación que hizo desfilar a las agrupaciones por el Patio de Artex a un precio de 100 cup —demasiado caro para la mayoría— y, después, por la plaza Máximo Gómez, escenario central del evento.

Vale destacar a la carismática Luna Manzanares, que en un segundo contacto con el público avileño, entregó a la entrada del Principal afiches; a Haydée Milanés que calificó al auditorio como muy afinado, respetuoso y conocedor de su música, y al destacado pianista Alejandro Falcón que donó el libro Danzando entre puentes y su CD Mi monte espiritual en un intercambio con alumnos de la escuela de arte.

Arnaldo Rodríguez ha logrado echar a andar una maquinaria que ha sabido conquistar audiencia y sensibilidades en el afán de posicionar en los circuitos de consumo música de la buena y transformar a la provincia, al menos por unos días, en una plaza decisiva para la confrontación de estéticas y la promoción de noveles de artistas.

Como pendientes todavía queda la proyección internacional del evento y su diálogo con el turismo, propósito incumplido en esta edición e incluido desde ya en los planes de trabajo con vista al próximo año. Resulta el Piña Colada un aliciente para el espíritu que transforma la ciudad en un jolgorio popular y arrastra a las familias a las calles, mientras intenta visibilizar la obra de los noveles y más reconocidos autores e intérpretes del país. Merece, por tanto, continuar reinventándose en cada edición y acercándose al público, en definitiva, termómetro que nunca emite elogios o improperios adrede.


Comentarios  

# barbaro martinez 12-04-2018 12:14
mira,pagas 100 cup por solo derecho a la silla y te sucede que despues entran mas personas incluidas del ''comite organizador" tienen credenciales y se te PARAN delante lo que te hace IMPOSIBLE ver al ARTISTA y has pagado 100 cup.
no puedo criticar el precio pues existio la posibilidad despues de la plaza sin costo alguno,magnifica idea que se concreto

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 12-04-2018 12:17
invasor digital. en que quedo la semana de la ''cultura'' en ciego que ''coincidio'' con la feria del libro.
fue casual,mi criterio es que NO, que la hicieron coincidir.y que la semana de la ''cultura''jamas existio.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar