Domingo, 15 de julio de 2018 3:46 PM

Para Félix, escribir es magia creativa (+Post)

Un escritor no debe escribir para hacerse rico, famoso o popular. La escritura es magia creativa, y si se cuenta con ella, lo más sensato es aprovecharla para enriquecer la vida personal y de quienes lo rodean.

Félix SánchezTomada de facebook Para Félix Sánchez Rodríguez, natural de Ceballos, poblado de Ciego de Ávila, escribir constituye un placer y una tranquilidad interna que necesita como el oxígeno que respira, es algo que se lleva en la sangre y solo la muerte puede apagarlo.

Narrador, escritor para niños, ensayista e investigador, este avileño desde edades tempranas tuvo inclinación por la lectura, gracias a su padre.

“Mi papá, sin proponérselo, incentivó en sus tres hijos el gusto por la cultura, él, aun con su sexto grado, mecánico de un taller y dueño de un cine, que compró con sacrificio, podía intercambiar criterios con los más avezados en temas de historia, arte, o cualquier otro tópico, pues leía mucho y llegó a tener una amplia colección de libros, discos y películas.”

Confiesa que cuando pequeño era muy tímido y en vez de descubrir las bellezas de los campos de su pueblito rural después de llegar de la escuela, solía acostarse en el cuarto de su abuela para adentrarse en el impresionante mundo de la literatura.

Un día compuse mis primeras poesías, todos en casa pensaron que sería poeta, pero no, lo que realmente me cautivó a los 11 o 12 años fue escribir historias, que guardo con cariño y no han visto la luz pública, dice este avileño, autor de Los confines de la muerte, con el cual recibió el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar en 2010.

Para llegar a convertirse en lo que es hoy, un referente en el área de las letras en Ciego de Ávila, este hombre, siendo joven, se hizo tornero, maestro en la Columna Juvenil del Centenario con responsabilidades de dirección en la esfera de la enseñanza, y político en el Ejército Juvenil del Trabajo.

“Entre 1978 y 1979 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) realicé estudios en la Escuela de Cuadros de la Unión de Jóvenes Comunistas Julio Antonio Mella, en La Habana. A finales de la década de los años '80 del pasado siglo, cursé, además, la Licenciatura en Ciencias Sociales en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).”

Recuerda que, tras cinco años en la vida civil, durante los cuales se desempeñó en diferentes puestos en los sectores de Cultura y Educación, retornó a las FAR en 1996, esta vez como profesor y también Jefe de Cátedra de Trabajo Político en la Escuela Provincial de Preparación para la Defensa. Allí, en 2001, se retira del servicio activo.

Desde 2002 laboró en distintas funciones dentro del trabajo cultural, especialmente como editor en Ediciones Ávila y jefe de redacción de la Revista Cultural Videncia. Y a partir de 2008 se ha desempeñado como especialista en el Centro de Investigaciones de la Cultura Doctor Enrique Sosa, del propio territorio.

La superación ha sido una constante en este hombre, quien, por su sostenido quehacer literario, ostenta el diploma Nicolás Guillén de la UNEAC (2003), la Medalla Conmemorativa de la provincia de Ciego de Ávila (2004), la condición de Hijo Ilustre de la Ciudad de Ciego de Ávila (2004) y el Premio Vicente Iriondo por la obra de la vida (AHS, Ciego de Ávila, 2005).

“En la vida, hay que aprovechar todas las oportunidades y como siempre lo he dicho, saber no ocupa espacio”, reflexiona Félix con orgullo visible.

“Concluí en 2007 la Maestría en Cultura Latinoamericana, con una tesis acerca del tratamiento del espacio familiar en la obra narrativa del escritor tunero Guillermo Vidal, y en 2015 alcancé la categoría de Doctor en Ciencias Pedagógicas con un trabajo dedicado a la formación de los públicos en las instituciones culturales comunitarias”, refiere.

La pasión por la literatura infantil ha seguido entre sus prioridades, por eso desde 2004 es el coordinador del taller especializado Compay Grillo.

“Esa área es una fortaleza en la provincia, porque se dispone de un grupo de escritores que se inclinan por este tipo de textos, pero a la vez sirve de superación”, alega Félix, quien es uno de los cuentistas cubanos que convierte personajes e historias en seres y atmósferas inolvidables.

El pasado mes la hospitalaria Matanzas nos acogió en las actividades de su premio literario. Al margen de su excelente...

Posted by Félix Sánchez Rodríguez on Tuesday, November 21, 2017

Los años pasan, las personas envejecen y la mayoría piensa en descansar; sin embargo, Félix no quiere pensar en eso por ahora.

“Trabajo en un libro de cuentos, varias novelas y en artículos sobre la cultura, quiero terminarlos, porque todos los días aparece una idea nueva y no quiero dejar nada inconcluso”, refiere este avileño autor de más de 50 obras y ganador de múltiples premios como La Casa Tomada, Milanés, Dador, Guillermo Vidal, Ciudad del Che, Regino Boti, Eliseo Diego y Emilio Ballagas, entre otros.

“Los premios son sorpresas que llegan y dan fuerzas para seguir soñando nuevas historias y plasmarlas en un papel con el fin de que otros conozcan y enriquezcan sus conocimientos, no son para creerse importante”, dice Félix de una manera bien sencilla.


Comentarios  

# Ernesto René Salcedo Rocha 05-01-2018 14:47
Me satisface que se escriba de la obra de Félix , es un nhombre d epueblo , sencillo , austero y excelente compañero .Para mi criterio que no tengo ninguna experticia del tema , lo considero un hombre de ciencia y letras en su campo, pero más que todo un senmcillo cubano , como deben ser los grandes ,,,para mi es grande , sin querer serlo .
Gracias a Féliz , por aportar su intelecto al pueblo , como él bien define , para quienes escribe .
Felicidades para un hombre sencillo .
Prof Ernesto René Salcedo Rocha .
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar