Lunes, 24 de septiembre de 2018 12:13 AM

Música sin concierto (+Video)

Como mismo no se acepta una sinfonía desafinada, tampoco las causas y azares que obligan a músicos talentosos a desligarse de la academia, que les cifró la parada en la interpretación, a través del lenguaje instrumental, de las más exquisitas piezas del Renacimiento, el Barroco, el Romanticismo o el repertorio cubano, para ganarse los aplausos, que es lo mismo que la vida, a través de la subvención o con presentaciones que, de tan populares, han perdido brillo y esencia.

Lo primero se entiende si valoramos que la música de concierto —clásica, culta, académica, seria y erudita—, ajena al hit parade y alfombras rojas, resulta la menos divulgada en los mercados internacional y nacional, pero, en términos de factibilidad y comercialización, “no gusta” y “no se vende” parecen ser conceptos fáciles que muestran, apenas, la punta del iceberg de una industria que no siempre valida el talento con remuneración y oportunidades.

PRIMEROS ACORDES

Pasados los años más críticos del período especial, inició en el país un proceso de recuperación consciente e institucional de este género, con la apertura de programas especiales de desarrollo relacionados con el perfeccionamiento de la enseñanza, con la música sinfónica, coral, de cámara, y las bandas.

Pudiera decirse que Ciego de Ávila vivió su época dorada: retretas y conciertos al menos dos veces por semana, variedad de espacios fijos, se retomaron las jornadas de conciertos; en el año 2014 la banda provincial fue nominada al premio Cubadisco, y figuras como Alina Orraca, Guido López Gavilán y Enrique Pérez Mesa acercaban su talento, hasta acá, con frecuencia.

Jóvenes músicos ejecutando instrumentosEl conjunto instrumental Música Abierta prueba como los códigos tradicionales de las piezas de concierto deben subvertirse De entonces a la fecha, decepciones, trabas burocráticas, una mala gestión comercial y el éxodo hacia agrupaciones de estilo popular bailable, que venden sin muchos preámbulos, devuelven la imagen de un género decadente que apenas resiste y se mantiene a flote.

En el catálogo de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos, Musicávila, figuran 16 unidades artísticas entre las que se incluyen solistas instrumentistas, bandas, un dúo de cámara y un coro. Con mayor o menor frecuencia, se insertan en las carteleras culturales y, de acuerdo con su categoría de subvencionadas, participan en diversas actividades de índole social y política.

Lauren Rodríguez Castañeda, especialista de Música y Desarrollo Artístico en esta empresa, agrega que las lagunas existentes en el trabajo con los instrumentos de cuerdas, pues ni siquiera un cuarteto ha podido fundarse, son una limitante en la aspiración de lograr una orquesta sinfónica e incentivar el cultivo de este género en el territorio.

Las bandas de concierto necesitan en su nómina cerca de 70 integrantes y, en un formato más flexible, 30; pero Juan Carlos Corcho Vergara, en la capital provincial, trabaja con 10 músicos para dar continuidad a una tradición de 105 años de legado, a riesgo de que cuando termine de orquestar un repertorio deba enmendar una baja. Los municipios, más aislados y carentes, han inaugurado una suerte de “resistencia” en el afán de mantenerlas activas.

Corávila, próximo a los 20 años de fundado, mantiene una plantilla que solo ahora ha logrado estabilizarse en los 28 miembros, formados, en su mayoría, a golpe de empirismo, y audiciones para validar su jerarquía artística.

Yanet Pérez Diago ha figurado, por más de 15 años, como la única pianista concertista del territorio, que lo ha perdido casi todo en materia de formación artística (Academia de Artes Plásticas y Escuela de Bandas) con la excepción de la Escuela Elemental de Arte Ñola Sahíg Saínz, pero que todavía permanece de espaldas a este centro, si de captar a tiempo los talentos y encauzarlos en los diferentes formatos de la música de concierto se trata.

Para sumar males, la comercialización de estos repertorios termina por dar el tiro de gracia, y establece una competencia desigual donde unos ganan mucho y otros obtienen muy poco, aun cuando se supone que satisfacer la demanda implica variedad de ofertas, sobre todo, con la cercanía de la cayería norte, que ha devenido motor para el desarrollo de las economías individuales y las manifestaciones artísticas.

Incluso cuando un artista logra desdoblarse en actividades subvencionadas y comercializadas, e insertarse en el staff que trabaja para el Turismo, termina por elegir lo mejor pagado. Del otro lado del pedraplén se reparten las ganancias y, desde acá, a algunos solo les llega el ruido.

LA OTRA BRECHA

Si fuéramos estrictos, el problema radica en la poca remuneración percibida, la falta de opciones atractivas para trabajar y el enfoque elitista que, por años, se le ha dado a la música de concierto, desconociendo que un son de Pancho Amat puede ser interpretado, con los arreglos pertinentes, por un conjunto coral, o en los diversos formatos de cámara, con éxito.

Al respecto, Jorge Rivero Rodríguez, director de Corávila, enfatiza en que no solo se trata de la selección de los temas, sino que las diferencias se marcan a partir del modo de interpretación en correspondencia con los instrumentos y los formatos, sin que esto entre en contradicción con la posibilidad de conformar repertorios antológicos populares.

Otro argumento para derrumbar la subjetividad del “no se vende” ha sido la agrupación Música Abierta, proyecto de Juan Carlos Corcho Vergara, que, cada sábado, en la sede avileña de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, conquista público joven en el disfrute de estas melodías; y el hecho de que el Museo de Artes Decorativas comienza a quedarse pequeño ante la afluencia de personas. El gusto es, también, una cuestión de hábito.

Desde Musicávila, Sandra Ramos Horta, subdirectora de Desarrollo Artístico, explicó que, a menos de 20 años de lanzados los programas de desarrollo, ha sido necesario repotenciarlos. En la provincia se ha tratado de fomentar más espacios para este género, y de retomar las jornadas corales y de concierto.

“Las presentaciones en la cayería norte se nos dificultan, por lo difícil de trasladar estas agrupaciones de gran formato. Además, salvo en fechas específicas, no ha existido un interés marcado por este tipo de música.”

Esto también pudiera entenderse en otro sentido: quienes compran no conocen el producto y exigen, por ejemplo, un pianista, cuando el término adecuado y de mayor jerarquía sería un pianista concertista; una agrupación vocal, solo para las celebraciones de Fin de Año; o una banda para Nochebuena. El resto del año se enredan los vericuetos de la comercialización.

Aunque, en los últimos años, Musicávila ha mostrado una gestión más eficaz y emprendedora, falta una visión más amplia e inclusiva que convoque al diálogo a las partes involucradas, para lograr ajustar la pata coja de la mesa antes de que el disgusto cale más hondo.

La música de concierto, tanto en la interpretación de los clásicos como en la propia composición y relación de obras cubanas, es un arsenal de creaciones tan relevante que vale la pena apostar por su conservación, al unísono y sin desentonar.


Comentarios  

# barbaro martinez 12-09-2018 15:53
el MAESTRO J C Corcho , Abertico el presidente de la UNEAC y Pino en Musicavila han logrado el mejor espacio los SABADOS en la noche, precisamente con musica INSTRUMENTAL donde el repertorio es EXELENTE y VARIADO.
teniendo una gran aceptacion por el PUBLICO.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 12-09-2018 15:56
quienes son los responsables de que la RETRETA en el parque los DOMINGOS hace RATOOOO que ni la oigo ni la veo, estan ASESINANDO una TRADICION.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 12-09-2018 16:00
CIEGO ciudad necesita de un ESPACIO fijo para la MUSICA Coral y de Camara,[otras provincias lo tienen ]
un lugar EXEPCIONAL seria en lo que es hoy el TOSTADERO de CAFE ,este lugar es patrimonio INDUSTRIAL y estos sitios en el mundo entero se convierten en lugares para el ARTE.
estoy CONVENCIDO que los DECISORES de ciego con su mentalidad de ''cuarteria'' lo picaran en pedazos para varios fines.
ejemplo se sobran.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 12-09-2018 16:33
ARTEX en la provincia , no COMERCIALIZA este tipo de MUSICA en sus CENTROS, incluso concibio un PIANO bar y del primero nada de los segundo BASTANTE.
POR QUE nay una locacion para el JAZZ, en ciego ciudad y me van a tratar de convencer que no hay PUBLICO, por fa .......
pronto abrira sus puertas el hotel RUEDA,hace poco me tome un cafe en el Manzana Kempinski viendo y oyendo un ARPA.
me imagino que en el RUEDA donde un CAFE cuaeste el mas barato 25 cup,tenga musica de concierto en VIVO .

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar