Viernes, 20 de julio de 2018 6:02 PM

Acercar los escritores a sus públicos (+Post)

El espacio La Siempreviva, pensado para dar vida en la ciudad avileña de Morón a la literatura joven y universal, es epicentro en la biblioteca municipal Sergio Antuña.

Siempre la muerte, su paso breve, deconstruye la picaresca en Al cielo sometidos. De entrada, la homenajea de forma explícita, pero en su re-visión lleva los argumentos a extremos que no pudieron tratar los escritores de los Siglos de Oro, atrapados en el mecenazgo, la censura de la Iglesia y los estamentos del poder. Reynaldo González abre sus líneas y las regala al público, que como cada último viernes del mes, conversa de arte y literatura en la peña Siempreviva, conducida en Morón por la joven escritora Claudette Betancourt Cruz.

El espacio pensado para dar vida a la literatura joven y universal, es epicentro en la biblioteca municipal Sergio Antuña. Para Betancourt la Siempreviva es una planta capaz de desarrollarse en los terrenos más difíciles y sobrevivir a las condiciones más escabrosas, comenta.

Tener como invitado a Reynaldo González, premio Nacional de Literatura 2003 en su aniversario, el pasado junio, y luego de unos días del ajetreo de los preparativos, sabe que no ha sido en vano el esfuerzo, pues esta peña se ha convertido en una clara intención de acercar los escritores a sus públicos.

Gracias a todos los que hicieron posible esta celebración, a Yoenkis Tapia Valido, Presidente del Poder Popular en...

Posted by Claudette Betancourt Cruz on Thursday, July 5, 2018

No es casualidad que se realice en la biblioteca municipal y no en otro lugar de la Ciudad del Gallo. Esta biblioteca tiene historia, y la responsabilidad de haber sido pública y local desde su fundación en 1963, implica un reto mayor: ser accesible a todos los públicos.

La interacción con el arte todo, como herramienta fundamental para elevar la calidad de vida de quienes asisten a la peña, es principal objetivo para Betancourt. En el conversatorio con Reynaldo González, avileño además, no solo se disfrutó de la excelente literatura que realiza sino de su vocación investigativa y, uno de los datos más interesantes es que reveló la procedencia del nombre de La Siempreviva.

Tomado de una revista del mismo nombre creada por Antonio Bachiller y Morales en el siglo XIX, resulta que Bachiller y Morales, es considerado el Padre de la Bibliografía en Cuba, y en homenaje a él se instituyó el día 7 de junio el día del bibliotecario en Cuba, explica González.

La donación de todos los volúmenes de la revista y algunos de sus libros, colmó las alegrías de su anfitriona y del archivo bibliotecario. Según la joven escritora, vino a completar las mermadas colecciones, por la escasa y dispersa distribución editorial.

La palabra tertulia debe su nombre al escritor latino Tertuliano nacido en Cartago, quien ideó organizar animadas reuniones para conversar y discutir amigablemente sobre alguna materia. La realidad de esta peña ha sido otra, no solo es una “animada reunión”, sino el reencuentro con la propia historia, con los valores universales de la literatura y el arte, el anhelo de mantener siempre con vida los espacios que nos acercan los unos a los otros; pues lo característico de la literatura cubana actual no es su levedad.

Lea aquí sobre la revista La Siempreviva:

• La revista como suceso literario

• Abrir las páginas a niños y jóvenes

• La importancia del quehacer literario de la revista


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar