Fortín de la trochaEl cronista Gonzalo Fernández de Oviedo, en su monumental obra Historia General y Particular de las Indias, recoge la primera noticia que se tiene sobre el encuentro entre aborígenes y españoles en tierras de la actual provincia de Ciego de Ávila. En Jaragüeyal, lugar al que bautizaron los conquistadores como Jicotea, debido a la abundancia de esos quelonios que allí observaron y degustaron, Pánfilo de Narváez y el cacique de Ornofay se reunieron en 1513. Los aborígenes, bondadosos como era habitual en ellos, brindaron guías y alimentos a los españoles.