Isela Estrada okkk• El 27 de abril de 1940 nació un niño cuya vida fue truncada a punto de cumplir los 27 años. Su ejemplo de joven soñador, fiel a los ideales libertarios, siguen vigentes medio siglo después de que su sangre irrigara la tierra boliviana.

Isela atesora la foto de su esposo y tres cuñados vinculados a las luchas revolucionarias, entre ellos, Eliseo, ubicado al centro y en la parte inferior de la imagen

Hace más de 50 años de aquella despedida entre Isela Estrada Suárez y su cuñado Eliseo Reyes Rodríguez, sin embargo, ella jamás pensó que sería su último encuentro con aquel chico al que vio crecer y erguirse como héroe.

“Cuando me casé con su hermano Abel él era un niño, muy apegado a nosotros. Lo vi crecer y de aquel lazo familiar surgió una confianza muy grande.

“Recuerdo que desde chiquito él tenía responsabilidades, pero cuando mi abuelo Antonio Estrada nos visitaba, lo dejaba todo por escuchar las historias de aquel veterano mambí.”

Isela fue testigo de que el viejo luchador le obsequió una medalla a Eliseo, quien, a la vez, se había propuesto seguir la senda independentista. “No imaginábamos el alcance que tendría la obra de aquel jovencito llamado por el nombre de su pueblo natal, San Luis, en la Sierra Maestra.”

Convertido en soldado de la tropa del Che marcó pautas que lo distinguieron, sobre todo su audacia, su inteligencia y las habilidades para cumplir misiones complicadas, asimismo, como mensajero del Comandante en Jefe Fidel Castro o en su puesto de combatiente.

Raúl GarcíaDe las andanzas guerrilleras de Eliseo, Isela evoca un momento de peligro durante la toma de Guayos, en la provincia de Sancti Spíritus: “Resultó herido en un muslo por el disparo de un francotirador. Lo curaron en Cabaiguán.”

A Raúl García Díaz le sorprendió la responsabilidad del Capitán San Luis, a quien conoció sin que ambos llegaran a los 20 años

Luego del triunfo de la Revolución cumplió tareas en Sancti Spíritus, Santa Clara, La Habana y Pinar del Río, donde fue delegado del Ministerio del Interior con  resultados exitosos en la neutralización de grupos contrarrevolucionarios.

Sus nexos con Ciego de Ávila fueron breves, pero imborrables para el miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana Raúl García Díaz, quien fuera integrante del Ejército Rebelde.

Relata el luchador que en los primeros días de enero de 1959 tuvo el honor de conocer al Capitán San Luis, quien acudió al territorio por orden expresa de Camilo Cienfuegos.

En aquellas jornadas operaban en la captura de esbirros del régimen batistiano. La labor encomendada era atrapar a Walter Santiesteban, quien, haciéndose pasar por capitán del Ejército Rebelde, al mando de su pandilla asesinó, robó y violó campesinas en los llanos del río Cauto.

Con fachada de vendedor de telas, el truhan se había asentado en la barriada aledaña a la terminal de ferrocarriles de Ciego de Ávila, donde fue descubierto por García Díaz y otros dos combatientes.

“Desde que el Capitán San Luis me asignó la misión, con su voz pausada y tono bajo, característicos en él, me prometí cumplirla. Me la ordenaba un muchacho que, como yo, todavía no llegaba a los 20 años y, en su caso, ya tenía sobrada historia y melena de viejo guerrillero.”

Así la responsabilidad del luchador formado por Fidel, el Che y Camilo siguió en ascenso, al punto que fue escogido para la misión internacionalista en Bolivia. Los preparativos fueron en total secreto, incluso para la familia.

Asegura Isela que les explicó que iba a estudiar: “Me abrazó fuerte y me pidió que le dijera a mi esposo Abel que deseaba verlo antes de partir. Luego, se montó en el carro y se fue. ¡Qué iba a imaginar yo que sería la última vez que nos veríamos!”

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Comentarios   

0 #1 dagobertolm 28-04-2017 12:33
Gloria eterna a todos aquellos que dieron su sangre para que nosotros y las futuras generaciones puedan vivir en un mundo mejor.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar