FidelSupongo que a las 2:00 de la madrugada, cuando Lina aliviaba el dolor de los partos naturales con un Fidel naciéndole excedido en el peso y talla impropia de la Cuba pobre del 26, nadie debió metaforizar. Eso lo hicimos después, cuando comenzamos a explicarnos la grandeza del hombre y fuimos a dar hasta Birán y aquella noche del 13 de agosto, donde los presagios que quizás no hubo se hicieron manifiestos, solo porque atamos los cabos de la historia.