sin segundas intencionesLlevar bermudas en lugar de pantalones y dejarme una colita en el cogote (¡porque me da la gana!), a pesar de mi evidente calvicie, pueden tener dos únicas lecturas, a primera vista, cuando salgo a la calle: soy un “yuma” que viene a estirar su chequera acá buscando las lindezas de Cuba a bajo precio (incluso, algunas de esas que caminan por la calle en puyas) o un viejo loco y extravagante rompiendo las reglas de lo que debe ser un hombre correctamente vestido a mi edad.

SOS KIARADos noticias han golpeado duramente a Sandra con solo 26 años. Una, el cáncer de mama que padece. La otra, el robo de su perrita Kiara, de solo tres meses de nacida, hace apenas unos días; una husky siberiana que superó, en breve, la efectividad de las radiaciones que se aplican en estos casos, si vino a inyectar su espíritu de ganas de luchar contra la enfermedad.

REVENDEDOR DE ILUSIONESGracias, Brizaida de la Nuez Hernández, por tan linda crónica. Latido que ayuda a este Marcapasos a sobrevivir. ¡Disfrútenla!

regguetónQuerido Yuri, lo acepto. El problema de esa otra claria no tiene nombre. Ha invadido hasta nuestros equipos de audio para comenzar por comernos los oídos y, luego, penetrarnos (palabrita algo compleja desde el sexo hasta la ideología, pero fiel al tema) para acabar devorándonos el alma. Solo en eso te doy la razón.

Tarjeta de cajerosEra sábado y no tenía un p... peso en la cartera, de manera que decidí extraer unos "cucucitos" de mis ahorros personales, en el banco, y sobrevivir a ese tsunami de bolsillo que son los fines de semana.

MI CUERPO SE REVELA IVoy a morir con la zozobra de no conocer mi verdadero origen. Ese gen fundacional que a algunos desvela, sobre todo si se trata de obtener un pasaporte que abra las puertas que muchos países nos cierran, bajo la simple sospecha de ser cubano; cual si todos quisiéramos abandonar la ricura del amanecer criollo; el buchito de café mañanero, que traspasa la cerca trasera de la vecina, dándonos los buenos días cuando la cuota fue un suspiro; y esa “sarna con gusto no pica” que es el barrio, con su choteo propio y su despiadada chismografía; en síntesis: ser rico, espiritualmente, aunque a veces no tengas ni para comprar el pan.

HOTEL SEVILLAComo una castañuela que no calla, en medio del corazón citadino, está el Sevilla. Un “hotelito” en diminutivo, más por el cariño de la gente, pequeña joya de la gastronomía de Ciego de Avila, que por su tamaño.

RanicidioAl otro día del aguacero grande la encontré así, en esa posición, desnuda, inmóvil... fría como una rana. Abandonada a su destino. Sin policías ni forenses que investigaran un posible accidente, un crimen o una violación; si homicidio o suicidio. Pero estaba allí, desolada, con golpes en su cuerpo y las manos levantadas como diciendo: “¡Por qué me han hecho esto!”

Chulería en poteCuentan que fue verídico. En un humilde pueblo de los Estados Unidos un matrimonio pobre logró mandar a su hija, de cinco años, de vacaciones a casa de la abuela estampándole solo 53 centavos en sellos sobre la solapa de su abrigo y haciéndola recorrer 120 kilómetros en tren, a través del servicio de correos del año 1914, sin incumplir las leyes federales.

violin extraviado1Era ese hilillo de luz que hace música ante el espejo de los ojos, pero llegar anónimo al concurso lo descalificó. Semanas después de que Con violín premiara, un amigo me enseñaba el texto que, por su cumpleaños, le habían obsequiado y cuán no sería mi sorpresa al percatarme de la misma historia. La desmemoriada es Josefina Valdés Rey, y aquí su prenda.