Corazones rotosPor suerte y, por desgracia, los cardiólogos salvan corazones, no del desamor, sino de las arritmias de la vida que, a veces, amenazan con acabarla. Pero no andan apostillados en las esquinas diciéndole a la gente “que se cuide", “que no coja lucha”, “que la vida es una”...Todas esas prescripciones se le olvidan a una cuando en algún escenario se le aprieta el pecho y no aparece un bendito “cardiólogo” que recomponga, al menos, las impresiones. Porque así, justamente, comienza el amor: impresionando.

tratar conjuntivitis“Eso está en el aire”, dice con un dejo de resignación, como quien adivina que en par de días sus ojos, todavía sin enrojecer, llorarán lágrimas viscosas y dolerán, dolerán mucho, al extremo de no querer abrirlos. Si hay conjuntivitis en el barrio ella intuye que, tarde o temprano, “caerá” en su casa. “Es que está en el aire”, repite.

Cada vez más, la vida en la Cuba virtual de opciones turísticas y felicidad desbordada en Facebook, se parece a la Cuba “real” que, además, tiene un calor desesperante y guaguas que no llegan. Con el tiempo ha habido un corrimiento hacia la web, sea en redes sociales o en la intranet nacional, de los temas prioritarios para la ciudadanía; de un país de sol y playas ya se ve, sobre todo en los foros, el de carne y hueso.