Oscuros y apagadosAchica los ojos para ver mejor, enciende la linterna del celular para adivinar el camino. Su vecino es menos dichoso, entre mosquitos y palmadas, desiste y cambia el rumbo, otro día se conectará a la wi-fi. Al fondo, los patines ruedan a tientas y siempre hay quien aprovecha el momento para unos “tragos”.

El ambiente está enrarecido, mas el sitio no resulta intrincado y ni siquiera es la periferia de la ciudad: está en los bajos del edificio 12 plantas, en Ciego de Ávila.

Así debieran lucir nuestros espacios públicos

La historia se repite en el parque Maceo, abandonado a su suerte; el Parque Martí, con sus constantes “flasheos” lumínicos; o en las paradas de la ruta 22, con aparente normalidad, aunque sin explicación lógica o justificación convincente.

Lo peor es que el tema es viejo, pues la iluminación de nuestros espacios públicos constituye un reclamo de antaño, aplacado con los intentos por cambiar las sofocantes luces amarillas de la red de alumbrado por los bombillos led, pero resurgida, desde hace rato, para recordarnos cuán lejos estamos de las demandas reales.

Ahora, pueden añadírseles otros enfoques: la apertura de las zonas wi-fi, capaces de “arrastrar” a cientos de personas, y el retorno de las Noches Avileñas, que cada fin de semana reaniman las calles.

Con el auspicio de la permisiva oscuridad convergen piropos agresivos y sexistas; algún que otro “masturbador” o ladrón; los deambulantes pernoctan y consumen alcohol en la parada situada en la calle Máximo Gómez, próxima al Hospital; la intersección de Abraham Delgado y Chicho Torres padece lo mismo y el maltrato a la propiedad social se hace sentir en más de una esquina.

El parque Maceo merecería otras líneas, si tenemos en cuenta que, también, lo aqueja la suciedad, la falta de estética, el pésimo estado constructivo y, sobre todo, el abandono, a pesar de ser una de las primeras caras urbanísticas que distinguen los visitantes a su paso por la ciudad.

Desde Morón llegan, asimismo, las denuncias de avenidas mal iluminadas, aunque con menor ímpetu, pues las celebraciones por el Día de la Rebeldía Nacional, en aquellos predios, pusieron fin a algunas insatisfacciones.

A estas alturas nadie pretende la perfección, sin embargo, se extingue la llama de la ciudad y estos “puntos ciegos” la dejan más ofuscada que de costumbre, con “amenazas” de tragársela.

Inaceptable que, según analizó en abril el Pleno del Comité Provincial del Partido, el alumbrado público se haya visto afectado por trámites burocráticos como, por ejemplo: fallas en la recontratación por parte de la Unidad Presupuestada de Comunales y la Empresa Eléctrica, lo que en el primer cuatrimestre del año presentaba visibles irregularidades y se revertía en menos claridad en las calles.

Si esto ocurre en las mayores urbes del territorio, ante los ojos de todos, ¿cuál será el panorama en los restantes municipios?

Que en la calle X del reparto Y falte una luz, incluso, dos, pudiera entenderse, pero que la oscuridad invada espacios céntricos de concurrencia masiva y heterogéneos es inadmisible.

Por lo pronto, urge “focalizar” la iluminación en el entramado público porque oscuros y apagados somos vulnerables.

Guardar

Guardar

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Comentarios   

+1 #3 Pedro Caraballo. 13-08-2017 14:34
Muy oportunos sus comentarios profesor Salcedo. A mi juicio recursos hay, lo que ha faltado es interés por resolver esta situación de vieja data por los encargados.
Pedro Caraballo.
Profesor jubilado.
Citar
+2 #2 Ernesto René Salcedo 12-08-2017 16:29
Ailén siendo usted una períodista joven ,le felicito por su trabajo reflexivo - crítico ,que pone a desnuda las necesidades del alumbrado , de nuestra ciudad ,que nada justifica estos contratiempos que han generado y generan malestar, y son espacios para que abunden ,fechorías como robo ,riesgos de accidentes y lo peor el enemigo silente ,,,la desmotivación que genera en la juventud y demás personas del ciclo de viva .Que decir de nuestros visitantes ,que perciben una ciudad oscura ....
Quienes responden por estas verdades ,,quienes tienen este encargo social ,que cumplan el mismo ...Serán las limitaciones materiales o son otro tipo de limitaciones ...
Quienes tienen este encargo social ,deben responder al pueblo por esto,ya que los demandantes es el pueblo trabajador ....
No hay justicación para que esto esté ocurriendo en pleno verano ,donde todas las personas de todas las edades,desean el disfrute mínimo .
Éxito en tu labor investigativa en un periodismo crítico - refllexivo para bien de toda la sociedad .
Desde Ecuador .
Prof Salcedo .
Citar
-1 #1 Laritza. 12-08-2017 16:25
Que irónico. La foto no se corresponde con el artículo. Debian haber puesto una de unos de los sitios mencionados sin luminarias.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar