DSC6394Cuba es uno de los países más seguros del mundo. Así lo sienten quienes lo habitan y, también, los millones de turistas que nos visitan cada año.

En cualquier pueblo de la Isla se puede transitar por sus calles sin temor a ser asaltados, o disfrutar en una discoteca u otro centro nocturno sin la posibilidad de ser sorprendidos por un tiroteo, sin embargo, las indisciplinas sociales pueden empañar esta imagen.

Cada vez, con más frecuencia, las fiestas y actividades públicas se ven truncadas por peleas y desórdenes que terminan en delitos de lesiones en muchos casos, pues lo que pudo ser una simple desavenencia llega a extremos por el efecto de las bebidas alcohólicas.

 DSC7915Por lo general son jóvenes los implicados en estos hechos, incluso menores de edad, lo que debe hacernos reflexionar acerca del papel que están desempeñando las familias en la formación y control de sus hijos.

Si alguien sale de su casa con el ánimo de divertirse y contempla entre sus prendas un arma blanca, delito penado por la ley, está convirtiéndose en un transgresor de la legalidad y en una amenaza potencial, pues no vacilará en usarla ante la más mínima contrariedad.

De ahí que sea imprescindible la intervención de los padres para persuadirlos, y que las instalaciones nocturnas adopten las medidas que crean convenientes para no dejar entrar a nadie portando un instrumento que pueda convertirse en un instrumento homicida.

Sería conveniente que aquellos que alteran el orden en una discoteca, rompen una botella, o provocan un incidente perturbador, sean expulsados de manera ejemplarizante y se les anote el carnet de identidad en algún tipo de registro para no volver a dejarlos disfrutar de la instalación por un largo período.

Niños playa 1No hay que esperar que los indisciplinados se envalentonen y atemoricen al resto de la sociedad. La calle siempre será del pueblo, de los trabajadores, de los estudiantes, quienes, después de cumplir con sus deberes, salen en grupos o en familia a recrearse en restaurantes, teatros y otras actividades sociales.

Basta un solo hecho de violencia física en una guagua, un parque, o un estadio, para que la noticia se riegue como pólvora por todo el pueblo por lo inusual de ese tipo de acción en la sociedad cubana, sin embargo, uno solo es suficiente para ponernos en alerta y adoptar las medidas que impidan su proliferación.

Esa paz que se respira en cualquier barrio, marcada por la solidaridad y el respeto, tiene que ser preservada tanto de día como de noche, con el apoyo de las organizaciones de masas, las instituciones estatales y cada uno de los vecinos.

No puede dejarse solo a los agentes del orden el mantenimiento de la disciplina, pues resulta imposible mantener su presencia permanente en todos los puntos de una ciudad, pero sí es necesario darle prioridad a esos espacios más propensos al surgimiento de riñas y otros malos comportamientos.

Sosiego ciudad Pastor 3Al calor de una nueva coyuntura social, algunos que gozan de mayor desenvolvimiento económico acostumbran a frecuentar y especular sobre su poder monetario en establecimientos de divisa, creyéndose los dueños del lugar y es a esos, precisamente, a los que hay que ponerle coto a sus excesos para que no le compliquen la vida a los demás.

La tranquilidad ciudadana es una conquista que nos enorgullece y diferencia de muchas sociedades en el mundo, es la garantía para el crecimiento feliz de nuestros hijos y el quehacer seguro de toda la familia, por ello debemos preservarla a toda costa.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Comentarios   

0 #2 Mayte Ruíz 29-04-2017 03:51
De acuerdo con Laritza que Cuba es uno de los países menos inseguros del planeta a pesar de la ola de indisciplinas sociales vista en los últimos años. Es cierto que vas a una discoteca y no te matan de un disparo por arma de fuego, pero si probablemente de una puñalada o un botellazo.
Por eso debemos tomar medidas drásticas para evitar la proliferación de situaciones de este tipo que afectan la tranquilidad y las normas de convivencia de nuestro pueblo.
Citar
+2 #1 Laritza. 27-04-2017 14:13
Yo mejor diria menos inseguro, porque seguro ya no hay ninguno periodista.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar