Conectarán conductoras de Ciego de Ávila• Como consecuencia, entre los días 8 y 11 se prevé la paralización de todos los sistemas de abasto de agua a la ciudad

Después de casi un año de trabajo, comprendidas las fases de elaboración de los proyectos y tendido de las gruesas tuberías, y como medida para enfrentar los efectos de la sequía, el enlace de las conductoras de suministro de agua por el Sur y el Norte a la capital de Ciego de Ávila, entrará a partir del próximo martes en el momento efectivo de conexión, previsto para cuatro días de labor continua.

De acuerdo con la información ofrecida por Héctor Rosabales Pérez, director de la Empresa Provincial de Acueducto y Alcantarillado, las acciones finales requerirán de un tiempo de bombeo para la limpieza de los nuevos conductos, que se extienden por casi siete kilómetros, la colocación de válvulas y la prueba general con carga; quehacer que también llevará a cabo una brigada del Contingente Cuito Cuanavale, ejecutor de la obra.

El acople de las dos redes llega en un instante de urgencia, cuando el sector hidrogeológico No. Cinco, de la cuenca Norte, se halla por debajo del nivel crítico de llenado, sobre todo en el área de los pozos de Ruspoli; en tanto el Dos, de la Sur, permanece mejor surtido y con un consumo adecuado posee agua suficiente para enfrentar el período de sequía, que comienza ahora y se extenderá hasta el mes de abril.

Sin embargo, el nuevo enlace —junto a la Circunvalación por el Oeste de la ciudad de Ciego de Ávila— podrá trasvasar agua en las dos direcciones, una garantía de futuro; pues las lluvias, además de escasas, han presentado siempre una desigual distribución sobre la superficie de la provincia.

Rosabales Pérez aclaró que, una vez restablecido el servicio, se mantendrá el ciclo de distribución de igual modo que antes del enlace de las conductoras.

La sequía se ensaña con el territorio avileño desde hace más de dos años, lo ilustran los datos proporcionados por Silvia Hernández Hernández, especialista de la Delegación de Recursos Hidráulicos, los cuales muestran un aumento del déficit en las últimas temporadas de lluvias, pues de una lámina histórica de 930,7 milímetros en el período de mayo a octubre, en 2014 cayeron 914,2, el 98,2 por ciento; 828,0, en 2015, el 89,2 por ciento; y 748,0, en el presente 2016, solo el 80,4 por ciento.

Cifras quizás incomprendidas por parte de la población, que ve caer uno u otro aguacero, sin reparar en el tiempo que hace que no se produce un significativo evento meteorológico, con días sucesivos de intensas lluvias.

 

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Comentarios   

0 #1 mundy 08-11-2016 00:41
lo importante es que continuamos sin agua
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar