Búfalos de inolvidables canastas Omar Álvarez LSB CAV CMG 711Poco pudo hacer este año el equipo avileño de baloncesto, rama masculina, por reeditar su título del pasado año, y para colmo de males, ni siquiera se acercó a la discusión de medallas en la Liga Superior de Baloncesto.

 En jóvenes como Omar Álvarez (con el balón) está la continuidad de Los Búfalos, siempre guiados por las habilidades de figuras como Vanier Reyes y Davisley Granados

Desde la primera vuelta, efectuada en Santiago de Cuba, el séptimo lugar se les pegó de tal forma, que apenas salieron de él por unas horas. Luego volvieron al mismo peldaño, con el cual se puso fin al peor desempeño de este conjunto en los últimos 12 años.

Lo que les pasó a los ídolos del centro deportivo Giraldo Córdova Cardín puede tener muchas aristas. En trabajos anteriores se ha hecho referencia a las contrataciones en el exterior, a las lesiones, a la poca cantera de refuerzos y el mal desempeño de algunos jugadores, de quienes se esperaba más.

Es evidente que otros factores, entre ellos, la falta de motivación, influyeron en el descenso de los discípulos de Jesús Martos, y cito un caso: Capitalinos, titular de Cuba en  2015, acudió al Torneo Interclubes de América, pero los monarcas de 2016, con nueve trofeos principales en sus vitrinas, se quedaron con las ganas.

Si a lo anterior se suma que el espectáculo que representa la LSB no tiene ahora la espectacularidad de otras ediciones, además, el nuevo formato, con tres sedes diferentes y horarios diurnos le restan atractivo, más algunas desatenciones como el traslado de equipos por ferrocarril, a sabiendas de las deficiencias de ese servicio de transporte, entonces se intuye que crecieron los factores en contra de los jugadores.

Ahora no se trata de hacer leña del árbol caído con respecto al elenco, justo cuando la comisión provincial tiene diseñada una estrategia para garantizar paulatinamente la sustitución de los jugadores con más experiencia, quienes poco a poco irán tomando otros rumbos, ya sean nuevos contratos o, sencillamente, el retiro.

Los Búfalos perdieron, sí, pero la historia de este quinteto será imborrable en largo período, y más cuando se cuenta con la valía de hombres que han sabido imponerse a diversos contratiempos.

Entre ellos lleva méritos especiales Vanier Reyes, el de mayor experiencia: estuvo en todas las victorias anteriores de Ciego de Ávila más otros lauros cuando jugaba por la selección de Centrales, y a pesar de los años, fue uno los líderes reboteadores, y para bien de Los Búfalos, debe permanecer en la próxima contienda.

De esta manada, dos de sus integrantes seguirán en la lucha al ser escogidos Dáiner Martínez y William Granda para reforzar las selecciones de Pinar del Río y Matanzas, en ese orden.

Amén del desempeño deficiente del conjunto local, corresponde hoy darle el tratamiento que ellos merecen, que sigan las mejorías en la sala donde entrenan y compiten, a lo que debe sumarse el imprescindible estímulo, requerido por todo movimiento deportivo que se respete, al cual ellos entraron con el sello de sus inolvidables canastas.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar