Ciclista de Ciego de Ávila en el podio de La Gran PiedraEl avileño Víctor Manuel Horta escribió su nombre con letras mayúsculas en la historia del ciclismo de esta provincia, al entrar tercero en la segunda etapa del Clásico Nacional de Ciclismo Guantánamo-Pinar del Río-Habana, que tuvo, nada más y nada menos, que meta final en lo alto del macizo montañoso de la Gran Piedra.

Que este reportero recuerde —aunque más tarde acudirá a los archivos— pocos pedalistas de este territorio, quizás ninguno, ha escalado al podio de esta agotadora fracción de los giros cubanos que contempla 14 kilómetros finales bien extenuantes.

El avileño escoltó al ganador Pedro Portuondo (Santiago de Cuba) y al guantanamero Frander Castillo. El trío de punteros se despegó de un pelotón de avanzada de 28 osados que no pudieron responder a ese ataque final.

En la primera meta volante ubicada en La Maya (km 45) cruzó primero Onel Santaclara (Guantánamo) seguido por Willy González (Santiago de Cuba) y Joaquín Samón (Cienfuegos), mientras que en Songo (km 51) volvió a repetir Santaclara, pero esta vez le siguieron Argenis Frómeta y Félix Nodarse, ambos de Artemisa.

Fue al pasar por Santiago de Cuba, donde estuvo ubicada la tercera volante, en la que el yumurino Maikol Hernández pasó primero y a continuación cruzaron Drién Suárez (Cienfuegos) y Edieser Cordero (Granma).

Este jueves debe prevalecer más tranquilidad en el pelotón cuando se corra la tercera etapa entre Santiago de Cuba y Bayamo (125 km), con tres metas volantes: Palma Soriano (km 50), Contramaestre (km 78) y Jiguaní (km 100). Veremos si Horta puede mantenerse entre los primeros.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar