DSC0220Con cifra récord en la llegada de visitantes internacionales (cuatro millones de vacacionistas), Cuba deja atrás otro año en el que el turismo se ratificó como uno de los sectores más dinámicos de su economía.

El incremento de los arribos en 13 por ciento, en relación con lo alcanzado en el pasado calendario, se percibió en los ingresos del ramo, en tanto el aporte a las arcas del país puede estar en torno a los 3 000 millones de dólares en 2016, según análisis del experto José Luis Rodríguez.

De acuerdo con el asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, la llamada industria del ocio se destaca como el área de mejor desempeño y de mayor impacto positivo durante el año anterior, cuando el Producto Interno Bruto cubano decreció 0,9 por ciento.

Sin dudas, las favorables estadísticas que ostenta el Ministerio de Turismo (MINTUR) las respalda el comportamiento ascendente en la incorporación de vuelos a Cuba, al estrenarse en el periodo diversas rutas aéreas hacia este destino caribeño, incluso provenientes de Estados Unidos.

El restablecimiento de los vuelos regulares directos entre la Isla y EE.UU. —suspendidos por más de 50 años— contribuyó de forma significativa al aumento de los viajes de estadounidenses a la nación cubana, aunque todavía no pueden venir a vacacionar dado las restricciones impuestas por el bloqueo.

La moda de llegar en cruceros se consolidó igualmente en 2016.

Iniciaron recorridos hacia La Habana y otros puntos del país el MSC Armonia, Adonia, Europa II, Odissey, Saga Pearl II, Artemia, Saga Shapire, M/V Hamburg, Le Ponand, M/S Boudicca, a la vez que volvieron a atracar Panorama II, Ocean Dream, Thomson Dream, MSC Opera, Sea Cloud, Star Flyer, Serenísima, Thot Heyerdahl y Celestial Cristal.

Ante ese boom turístico, lograr un destino más competitivo por la calidad de sus servicios resulta un objetivo que no deberá descuidar el MINTUR, y que atañe también a otras entidades como los aeropuertos, en los cuales se trabaja para brindar una mejor atención a pasajeros, tripulaciones y aeronaves.

Actualmente la nación cubana posee 65 000 habitaciones en hoteles y más de 17 000 cuartos en casas particulares, y existe un proyecto para edificar, de 2016 a 2030, unas 108 000 nuevas capacidades de alojamiento.

De ese programa está definido que 30 000 habitaciones se construyan con inversión extranjera, debido a la prioridad por establecer acuerdos con reconocidas cadenas foráneas, en aras de elevar los estándares de calidad del producto hotelero cubano y atraer así mayores flujos de turistas al archipiélago.

Esta industria constituye, a su vez, el sector donde más interés existe entre empresarios foráneos para concretar negocios.

De ahí que, en la actual carpeta cubana de oportunidades, sea esa rama la que contemple el mayor número de proyectos, dirigidos a impulsar la actividad hotelera mediante nuevas construcciones o remodelaciones de instalaciones de alojamiento, así como de infraestructuras complementarias.

En 2017 el MiINTUR tendrá el reto de superar el considerable resultado del año precedente, y traducir en éxito los incrementos que pronostica la economía cubana, la cual buscará retomar la senda del crecimiento con el empuje del turismo y la industria azucarera.

Guardar

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar