cuba ueTras la firma de un Acuerdo de Dialogo Político y Cooperación, Cuba y la Unión Europea (UE) abren una nueva etapa de las relaciones bilaterales, en la cual buscarán dinamizar los nexos sobre bases de igualdad, reciprocidad y respeto.

En un día considerado histórico, la alta representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, recibió al ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, en la sede del Consejo Europeo, donde suscribieron el documento junto a los representantes de los 28 países que actualmente integran el bloque comunitario.

"Esta es una declaración fuerte de nuestra parte. La UE y todos los estados miembros firmaron juntos, como muestra del compromiso de trabajar con Cuba", sostuvo la diplomática italiana en respuesta a una pregunta de Prensa Latina, durante una conferencia de prensa.

Por su parte, el canciller cubano aseveró que ese acuerdo seguramente contribuirá a enriquecer una relación histórica y culturalmente intensa, y a desarrollar, en mayor medida, los vínculos políticos, culturales, comerciales, financieros, científicos, académicos, deportivos y de cooperación.

El acuerdo llega luego de la abolición de la llamada Posición Común, adoptada por el bloque regional desde 1996 y rechazada por La Habana a causa de su carácter, calificado de unilateral, injerencista, selectivo y discriminatorio.

Al respecto, el vicecanciller cubano, Abelardo Moreno, aclaró, recientemente, que esa política unilateral había sido superada de facto a partir de 2008, como lo evidencia la positiva evolución de los nexos en los últimos años entre Cuba y la UE.

El instrumento firmado reviste una alta significación para el avance en las relaciones bilaterales, las cuales, no obstante, seguirán enfrentando el obstáculo que representa el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba y su aplicación extraterritorial, tal como alertó el ministro cubano de Relaciones Exteriores.

En los últimos años, numerosas empresas y bancos europeos han debido pagar multas millonarias por tener vínculos con Cuba, a raíz de las sanciones aplicadas por Washington contra La Habana en un política hostil condenada por la casi totalidad de la comunidad internacional.

Mogherini también reconoció ese hecho al reiterar las preocupaciones expresadas por la UE sobre la aplicación extraterritorial del bloqueo, y estimó que esas sanciones no solo afectan los intereses de la isla caribeña y su pueblo, sino también los intereses europeos.

Pese a esa situación, Rodríguez mantuvo una visión optimista al afirmar que "existen oportunidades y condiciones particularmente favorables, pese a la aplicación extraterritorial del persistente bloqueo estadounidense a Cuba, para que la Unión Europea y los países que la integran tengan un peso mayor en nuestros planes de desarrollo".

Al referirse a la significación del acuerdo bilateral, los dos representantes diplomáticos indicaron que el texto también propiciará el trabajo conjunto y la búsqueda de soluciones en cuanto a problemáticas globales urgentes como las migraciones, la lucha contra el cambio climático y el enfrentamiento al terrorismo.

Asimismo, Mogherini subrayó la trascendencia regional del acuerdo, pues muestra la voluntad del bloque comunitario de trabajar junto con América Latina y el Caribe

"Cuando en Europa se habla de vínculo trasatlántico, se suele pensar en Estados Unidos, pero hay más, nuestros vínculos trasatlánticos con el Caribe y América Latina son tan fuertes como con Estados Unidos", afirmó.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar