LAS APARIENCIASNo más apareció la foto en las redes sociales la fantasía de la gente se disparó. Creyeron ver, en esta escena, la mirada agónica de un canguro perdiendo a su amada en brazos y la imagen se hizo “viral”; es decir, fue compartida, miles y miles de veces, en instantes, a través de la Internet.

Guachineo 1a“Estoy a punto del infarto musical”, me comenta una abuela, fan de la llamada Década prodigiosa, porque dice que su nieto se pasa el día repitiendo un absurdo reguetón, de un tal Chocolate, el cual hace casi convulsionar al muchacho, mientras, como quien aplasta una colilla en medio de una sesión de espiritismo, repite casi drogado por el estribillo: “(...) ¡Y con la punta ‘el pie guachineo/ y con la punta ‘el pie guachineo/ de tanto guachineo tengo hasta mareo/ mírala to’a descontrolá/ partiendo la disco a la mitad/ con la punta ‘el pie/ pa’lante y pa’tras/ (...).”

Remedio contra la soledad A“¿Cuándo me siento solo? ¡Me pongo a picar cebollas! ¿Acaso no dice una vieja sentencia que quien bien te quiere te hará llorar?”

Mordida 3 Cuando ella dio el portazo que estremeció la vieja osamenta del repello, atrás había quedado, lo que se dice, su nidito de amor. Una cama pulcramente vestida con una sobrecama de rojo chillón contrastando con una cortina de encaje verde, sobre la cual reposaba un cuadro de El Corazón de Jesús.

Contrapeso para Cambio de moneda1“Me tiene sin coco eso del cambio de moneda”, me dice una amiga. “Tú que eres periodista, y los periodistas todo lo saben, ¿conoces cuándo y cómo será? ¿Es verdad que ya estamos a punto de caramelo?”

PALOMEROS DE LA MADRUGADA 1La sinfonía de pitidos despereza el día. Estos voladores de palomas no se suben a las azoteas de los edificios, como otros, a entrenar sus aves blancas, aunque establezcan una competencia por sobrevivir.

José MartíHoy amanecemos con Martí más clavado en el alma que nunca. No como dardo fatuo de frases huecas, sino cual espinoso tallo de ternura que hiriéndonos sana, allá en lo profundo, nuestras manquedades humanas.

 

be78da0bd26c85ecc7bd00ca64342823“¡Qué ya ni el pollo aparece!”, se me queja una vecina refiriéndose al cíclico desabastecimiento que sufren hasta nuestras tiendas en divisa. “El colmo es que cuando asoma, para hacernos fricasé el bolsillo, muchas veces te obligan a comprarlo por cajas, como si  fueras dueño de un negocio de comidas. Y si no tienes el dinero ¡te dejan como el famoso gallo de Morón!”

Lo que pide en vida el muertoQuise probar “mi último traje”, en vida, a ver qué se siente y cómo me veía. Y aproveché que el grupo D’ Morón Teatro tenía este sarcófago allí, tras el escenario de su Reguero, para meterme dentro y pedirle al propio Orlando Concepción, su director, que me hiciera esta foto. Estrecho, incómodo... ¡qué sé yo! Creo que de tomar la opción del “traje de palo” tradicional, llegaría, al otro mundo con la columna vertebral hecha más tierra de cómo la tengo. Ello me hizo convencerme, aún más, de que la cremación es mi opción favorita.

Camino a la virtud.jpg111Diana Rosa Dobao Santallana vuelve a hacer diana, me roba el latido, una vez más, y yo feliz de esta sección compartida con mis lectores: