Indalecio Montejo NDM 4“La juventud está perdida”. Es esa una frase que se ha vuelto popular y casi una muletilla cuando de hablar de las nuevas generaciones se trata.

Lo cierto es que, a veces, me resulta graciosa y, otras, me preocupa, depende del contexto porque, aunque parezca sencilla, esa sentencia lleva implícita una variedad de fenómenos y conceptos que matizan la realidad cubana actual.

Hacerse partidario de esa afirmación equivale a decir que, en este momento, los jóvenes no son ni la sombra de los de antes, que están como desorientados o que carecen de estímulos. Pero es un juicio demasiado severo, aun cuando puede estar salpicado por algunas verdades.

Si se reconoce que la juventud está perdida se quiere decir, al mismo tiempo, que la generación precedente no ha sabido orientarla y resultó ineficaz en su deber de instruirla en el camino correcto.

Cada cual es responsable de sus actos y no siempre, aunque se eduque bien, se tendrá un resultado positivo, pero gran parte de la responsabilidad está en manos de quienes tienen más experiencia.

El consentir demasiado y el paternalismo excesivo son dañinos al criar a los hijos y solo posibilitará que los muchachos se tornen cada vez más egoístas, menos responsables y aprecien poco el sacrificio de sus progenitores.

Esto caracteriza a muchas familias de la Cuba de hoy, que no quieren que a los miembros más jóvenes les falte nada, “que pasen trabajo” y los acomodan, sin tener en cuenta el daño que les hacen.

Restaurante El ColonialNDM 4Incide, además, esa crisis de valores que, en el llamado Período Especial, se coló aquí y de la que las nuevas generaciones son un tanto herederas.

Si en casa se habla sin reservas del robo, de la “lucha” que disfraza la corrupción, si no les muestran normas de comportamiento porque no hay tiempo para eso, luego se harán eco y, al final, la sociedad las juzgará por ello.

Que en la mente de muchos esté el querer vivir en otra parte del mundo es otra verdad ineludible. Y es que la emigración deviene un fenómeno que abarca a todo el orbe y de él somos parte.

Pero hay, a su vez, otro grupo que apuesta por quedarse, por hacerse profesionales y buscar vías para el sustento, ya sea desempeñando lo que estudiaron o desarrollando otras capacidades.

Todos, los que quieren irse y los que no, forman la heterogénea juventud cubana de la actualidad, convocada para que construya, para que exprese sus ideas sobre el futuro que sueña edificar.

A tantos muchachos se les puede ver en desfiles por fechas conmemorativas, vinculados a centros productivos al finalizar sus estudios, en actos políticos que defienden causas justas como la lucha contra el terrorismo o frente a la subversión política que asedia a la Isla; movilizados, por ejemplo, para las celebraciones por el aniversario 55 de la Unión de Jóvenes Comunistas, que no solo unió a militantes, sino, también, a los que no pertenecen a la organización, lo cual arroja luces sobre una juventud que no está inmóvil, que avanza.

Esc. Camilo CienfuegosEntrevEn el caso de Ciego de Ávila, muchos sectores claves de la economía están representados en alto grado por aquellos que pertenecen a ese grupo etario y eso dice, eso deja ver que hay un compromiso, una responsabilidad social por echar a andar.

Apegarse a la tecnología, querer vestir bien, salir, ser desinhibidos en algunos comportamientos, son preferencias que se insertan con mayor fuerza entre los jóvenes y no deben verse con sentido peyorativo, sino ser entendidas como tiempos nuevos que corren porque, irremediablemente, la vida cambia.

Lo anterior no quiere decir que esos gustos justifiquen incorrectos modos de hacer, descuidos hacia normas sociales, irrespeto hacia los demás, sino que deben mezclarse con lo que antecede y llegar a consensos en los cuales predominen las buenas prácticas.

Por supuesto, ese constituye el ideal porque en ocasiones lo cotidiano dice lo contrario, da señales de que muchas cosas no andan bien y marcan, de cierta forma, la ruta que se debe seguir para erradicarlo.

Sentarse a contemplar, a criticar y solo decir que la juventud está perdida, de seguro no resolverá nada. Trabajar, de todas las maneras posibles, para que no lo llegue a estar de veras, es en realidad lo que vale la pena, lo que contará para épocas actuales y venideras.

Combinado Cítrico Ceballo 1

Fábrica de CepilloNDM 4Fábrica de Muebles LídexNDM 9JAN CARLOS CASOLASec11Ciego de Avila.CTC.Gala 1ro de Mayo NDM1ro de Mayo NDM 7

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Comentarios   

+1 #2 Yadier 09-05-2017 02:20
Estimada Lisandra: Esas fotos reflejan lo que usted, una gran parte del pueblo y yo quisiéramos ver por todos los rincones de nuestro país, pero lamentablemente ya estos son casos muy aislados, que hasta podemos llamarlos una rareza o vestigios de lo que años atrás fue la juventud.
Le invito a que salga, salga a caminar por nuestras calles y verá que nuestra juventud no solo está perdida, está podrida, y se necesita mucho que hacer para qué los que vienen atrás no sigan el mismo camino.
Citar
0 #1 senelio ceballos 07-05-2017 05:01
Para Nohema y Alejandro.....B RAVO por vuestras fotos...muy buenas.....Grac ias.....PARA Lisanadra.....E n una ocacion que se reunieron muchos jovenes en el PARQUE DE LAS PROTESTAS.....C uando en Ciego TENDREMOS ALGO SIMILAR ?...CHERCHIL... Dijo......Nunca las nuevas generaciones estaran perdidas...Todo s fuimos jovenes en una ocacion de la vida....FUIMOS REBELDES, REVOLUCIONARIOS Y REVOOLTOSOS.... ..Con la llegada de la vida Madura nos convertimos en conservadores.. Asi siempre fue / es y sera..........O tro genial pensador dijo.......Nues tros hijos y jovenes BIOLOGICAMENTE, se parecen a nosotros...sus padres y abuelos...PERO mentalmente...p or lo general estan mas desarrollados y se pareceran a sus generaciones del future......Per donadme si no pude traduciir vervalmente lo que dijeron...Pero las deas son esas.. El guajiro ex-maestro
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar