Pullman Cayo Coco 17Hay elementos visibles y otros no tanto, que cambian en la vida actual del municipio de Morón. Su dinámica económica se palpa en el crecimiento constructivo y, sobre todo, en el gusto estético de las viviendas, en la belleza de ciertos entornos, en la atmósfera, en su gente. El terruño, a 132 años de fundado como villa, tiene una historia escrita sobre la cual se asienta su devenir contemporáneo.

Una verdad de los tiempos que corren, erigida, entonces, como estímulo y desafío hacia lo necesario y lo nuevo. Realidad que está ahí.

Las bondades de la esfera del Turismo atraen a la fuerza laboral del municipio

Percibo parte significativa de ese acontecer desde el ya casi “longevo” puesto de asistente a las sesiones de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

Durante varios mandatos, los análisis sobre la solución a los planteamientos formulados por la población incluyen a Morón entre los territorios con más bajos resultados.

En tanto que, junto a Ciego de Ávila y Baraguá, fue de los únicos municipios que no ejecutó la totalidad del presupuesto destinado a resolver las inquietudes del pueblo, aun inscripto este en el plan de la economía de 2016. De las miles de propuestas, en Morón solo 94 contaron, desde el inicio, con el respaldo financiero y material, y, a pesar de ello, ocho de estas no se materializaron.

Aunque tampoco desconozco el influjo de las limitaciones económicas, incluida la reducción en el volumen de combustible, y, además, que en los municipios con mayor cantidad de población es más difícil encauzar el trabajo; en la Ciudad del Gallo se presentan otras particularidades, las que hasta podrían servir para una investigación sociológica, en una de las cuales pretendo detenerme.

Considero un relevante inconveniente la cantidad de dirigentes de cabecera que, desde hace tiempo, le han ido faltando a este territorio. ¿Cómo avanzar y, de hecho, cómo controlar los recursos si no se cuenta con las cabezas directrices de los llamados organismos globales de la economía?

Entre estos se relacionan los cuadros de direcciones tan importantes como las de Economía y Planificación, Finanzas y Precios; además de Servicios Comunales, sobre lo cual pesa, también, la reciente falta del vicepresidente del Consejo de la Administración Municipal (CAM) encargado de atender la esfera de la Construcción con sus imprescindibles inversiones.

¿Cuáles son las verdaderas causas de esta cuestión? He escuchado, en diferentes escenarios, que los especialistas las investigan; además, que la Asamblea y el Consejo de la Administración en el nivel de provincia le han dedicado tiempo y “neuronas”; pero, a simple vista, en el asunto resulta incuestionable la influencia de factores como la cercanía del destino turístico Jardines del Rey y el creciente auge del trabajo por cuenta propia, fuertes competidores por sus condiciones de vida laboral y estimulantes ingresos.

Esta situación trasciende, incluso, el universo de los economistas, pues igualmente el territorio ha estado paliando, entre otras, la falta de los dirigentes fundamentales en otros organismos y organizaciones, afincadas en esferas que menos tienen que ver con la producción material, como lo son la Cultura y los Comités de Defensa de la Revolución.

Dilema que no es nuevo, lo “escucho” venir hace varios años y, al parecer, una respuesta adecuada se va más allá de las facultades y decisiones del territorio moronense, ahora, también, enfrascado en preparar las celebraciones por el 26 de Julio, como sede provincial. La trascendencia  de este problema debe alcanzar las estructuras encargadas en el país de estudiar una posible condición de territorio con condiciones laborales excepcionales.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar