Sequía Abasto de Agua en florencia 4• El municipio de Florencia enfrenta condiciones extremas

Mientras la costa peruana se deshace en lluvias, el área del Mar Caribe, sobre todo de la Isla de Cuba, sufre varios años de una inusual sequía; los eventos del Niño/Oscilación Sur con origen en un calentamiento del Océano Pacífico Ecuatorial, han extendido su perturbador ambiente a escala planetaria.

Uno de los medios de distribución de agua que se mantiene en pie en el municipio de Florencia

En la actualidad es creciente la superficie del territorio avileño en estado de sequía severa y extrema, incluido casi toda la superficie del municipio de Florencia (evaluado como el más afectado del país), el sur de Chambas; partes de Majagua, Morón, Ciro Redondo, Ciego de Ávila, Primero de Enero y Bolivia, además de un segmento ubicado desde la zona de Baraguá hasta las inmediaciones de Jagüeyal, Venezuela y el poblado de Vicente.

La comisión provincial de Enfrentamiento a la sequía, evalúa la situación de abasto a Florencia como la más crítica, pues a la vez que va en aumento el número de pozos y fuentes que pierden la fertilidad; el Gobierno dispone allí de los mismos cuatro tractores con tanques y un camión pipa para acarrear el agua, con que comenzó a enfrentar este evento hace tres años.

Sequía Presa de Florencia 8Según la apreciación del órgano colegiado, guiado por Regla Lázara Valdés, vicepresidenta del Consejo de la Administración Provincial, urge en ese municipio la adopción de medidas que atenúen el problema, con lugares cuyo ciclo de distribución supera ya los 33 días; hasta tanto se concreten la instalación de las gestionadas potabilizadoras para ubicar en el Sistema Hidráulico Liberación de Florencia (dos presas) que, afortunadamente, cuenta hoy con 16 millones de metros cúbicos, el 20 por ciento de su capacidad total.

 En las proximidades del poblado de Florencia, la presa ha quedado reducida a un tenue cauce del río

A lo largo y ancho del territorio provincial, los organismos encargados continúan con la ejecución del programa para enfrentar este momento excepcional; llámese, entre otros, el perfeccionamiento del sistema de bombeo que une a las conductoras Sur y Norte de la ciudad de Ciego de Ávila, la supresión de salideros en las redes y la perforación de nuevos pozos, para el abasto y la infiltración.

En medio de ese panorama, Oscar Benedico Rodríguez, director del Centro Meteorológico de Ciego de Ávila, avizora que aumentan los signos de un nuevo evento de El Niño, Oscilación Sur, para comenzar a establecerse aquí, quizás a partir de agosto o septiembre, el mismo que reseca el ambiente durante la temporada lluviosa, que se extiende aquí de mayo a octubre.

El Niño pasado, sentido con mayor rigor en 2015 y extendido hasta el trimestre abril-junio del año anterior, se había combinado con una pronta presencia de La Niña, que hizo más seca la estación de sequía que ahora concluye.

Según el especialista los modelos a largo plazo vislumbran un actual mes de abril por debajo de la media de precipitaciones, mayo tendría un repunte de lluvias a partir de la segunda quincena y, en lo sucesivo hasta noviembre, la lámina no rebasaría tampoco el acumulado histórico; “lo que no contribuiría a la recuperación del manto freático en esta temporada, al menos que la provincia sea afectada por un evento ciclónico con fuertes paquetes nubosos”, predice.

“Por el contrario, y este es un mensaje para los agricultores, si finalmente se estableciera El Niño, los secos meses de diciembre, enero y febrero serían un poco más húmedos que lo normal, condiciones perjudiciales para las cosechas de la época: caña de azúcar, papa, tomate y tabaco”, adelantó Benedico.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar