ancianos practican ejerciciosLas sesiones de ejercicios programados son una parte importante en el control de los pacientes con diabetes mellitus, así como en la prevención de esta enfermedad. El porcentaje de individuos sanos que abandonan este tipo de actividad física ronda cerca del 90 por ciento.

Es necesario motivar a este tipo de diabético para limitar al máximo su estado de sedentarismo

Además, una tanda de ejercicios probablemente no puede compensar, del todo, los efectos negativos de mantener una posición sedentaria durante el resto del día.

SEDENTARISMO FRECUENTE

Estudios realizados en la población indican como los adultos invierten más de la mitad de su día en actividades sedentarias, como mirar televisión y sentarse ante una computadora.

Por encima de su intensidad, la duración de la actividad diaria puede ser de mayor importancia para el control de la glucemia.

LAS VENTAJAS

Reducir todo lo posible el tiempo de sedentarismo, aun con actividad física ligera, es de menor exigencia en relación con el ejercicio programado. Por lo tanto, son mayores las probabilidades de su cotidiano cumplimiento.

En pacientes con diabetes de tipo 2, una estrategia de reducción progresiva de la posición de sedentarismo, mediante la promoción de conductas donde se les estimule a levantarse y deambular un poco por la casa, parece ser más potente, cuando se compara con el ejercicio estructurado durante solo cortos períodos de tiempo, para lograr el control de la glucemia y mejorar la sensibilidad a la insulina.

Sustituir el tiempo de mantenerse sentado por levantarse y deambular en el hogar podría ser una alternativa al ejercicio físico más intenso para los pacientes con diabetes de tipo 2, sobre todo cuando aspectos tales como la debilidad muscular o la neuropatía periférica dificultan dichos ejercicios.

SE PUDO DEMOSTRAR

En una investigación realizada en el Maastricht University Medical Center, en Países Bajos, y publicada en la revista Diabetología, se pudo demostrar cómo, en casos investigados con una edad media de 63 años, obesos y con una duración promedio de la diabetes de seis años, se pudieron alcanzar concentraciones de glucosa más estables con una actividad de intensidad leve pero de mayor tiempo, más que con ejercicio.

Siguiendo un esquema de sedentarismo reducido, se les pedía a los participantes la interrupción de la posición sedentaria cada 30 minutos y la sustituyeran por pequeños episodios de ambulación hasta alcanzar un total de dos horas al día. La posición de pie se les solicitaba por cortos períodos de tiempo, para un total de tres horas cada día.

Los resultados demostraron cómo el incremento de la glucemia en 24 horas era significativamente más bajo durante la intervención de “sedentarismo reducido” cuando fueron comparados con pacientes en sedentarismo casi total o con la realización de ejercicios en bicicleta estática.

SEDENTARISMO POR CAUSAS MAYORES

En los diabéticos tipo 2 obligados a permanecer sentados o acostados durante prolongados períodos de tiempo, la sustitución del sedentarismo casi total por actividad física ligera, como permanecer de pie o cortas caminatas por el domicilio durante limitados períodos de tiempo pero de manera frecuente, puede ser un método eficaz como apoyo al control de su enfermedad.

Es necesario motivar a este tipo de diabético para limitar al máximo su estado de sedentarismo total y sustituirlo por actividades poco intensas pero frecuentes en el tiempo.

Guardar

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar