bulevar de Ciego de ÁvilaSi el corazón es el órgano, principal, o el reloj que dicta los latidos, pocos dudarían en endilgarle tal condición al bulevar de la Ciudad de los Portales.